Caso práctico de socialismo y ruina (Sudáfrica insaid)


  • 0

    Todos conocemos Sudáfrica por el apartheid y Madela. Algunos menos conocen al actual presidente, un tal Jacob Zuma que es un negro pirado y cabrón con ganas de meterle mano a los blancos.

    Pero más allá del tema racial, este personaje es un socialista de manual, el cual se las ha apañado para joder al país desde 2009, el año en el que se hizo presidente.

    Este vídeo es muy interesante, como todos los de esta gente, pero por si acaso, la parte de Zuma y su gestión económica empieza a partir del minuto 8:30

    Cosas que ha hecho este hombre (y que pasan en España aunque todavía a menor escala):

    • Subida del salario mínimo
    • Hiperregulación a las empresas
    • Creación de un sindicato de profesores que se ha cargado la educación, pese a dedicar más % del PIB que España a la misma

    Disfruten de los socializado :zpalomita:

    ¿Por qué SUDÁFRICA está al borde del COLAPSO? - VisualPolitik – [08:33..12:39] 12:39
    — VisualPolitik



  • 1

    ostias



  • 2

    Joder...



  • 3

    Punto 1: No es socialista.
    Punto 2: Estudiad de dónde salen los negros de Sudáfrica, comparadlos con los negros originarios de esa zona y encontraréis el problema.
    Punto 3: La cultura es el pilar de la sociedad. La sociedad sudafricana fue sólida mientras el pilar fue fuerte. Quien quiera ver el racismo como cuestión de color de piel, y no quiera fijarse en los hechos, me chupa la polla, porque el color de piel no depende de la cultura, ni viceversa. En cambio, el devenir histórico de un grupo de personas sí que tiene que ver con la cultura y, a su vez, la cultura tiene que ver con el devenir histórico del grupo de personas. Reducir la riqueza de Sudáfrica a que la gobernaban blancos y no negros, es absurdo si sólo nos fijamos en el color de la piel, algo en lo que se escudan los progresistas; no obstante, afirmo que la riqueza de Sudáfrica era mayoritariamente cosa de los blancos y no de los negros, porque es la verdad, y no me baso en el color de la piel, sino en la cultura que levantó Sudáfrica, con envoltorio blanco, y la cultura que ha llevado Sudáfrica a la ruina, con envoltorio negro. Y mientras una cultura sea inferior, como una vez lo fue la rusa, el envoltorio será asociado a una raza inferior, como en su día lo fue la rusa. Cuando una cultura se sobreponga y deje de lado el victimismo, el envoltorio será asociado a una raza superior, sea blanco, rojo, amarillo, negro o níveo nipón.

    Por seguir con mi adorado tema racial...

    • Ejemplo de raza superior:
      alt text

    • Ejemplo de raza inferior:
      alt text

    • Ejemplo de una raza superior:
      alt text

    • Ejemplo de una raza inferior:
      alt text

    No es el color, ni el país, ni la lengua que hablas, lo que te hace superior o inferior como persona. No es la pertenencia a una cultura lo que te define, claro; pero sí que es tu postura hacia esa cultura y hacia el resto de culturas, así como tu entendimiento de las limitaciones que suponen o de los beneficios que te dan, de la legítima defensa y de la injusticia legal, de todo cuanto te permita discernir entre lo que está bien para una persona y para un pueblo o, sencillamente, el papel que juega cada hombre en el mundo y el papel que crees que debería jugar... todo eso define a una persona y es el conjunto de todas las personas con un idioma, un devenir histórico en común, una unión estable, el que define su cultura. Una cultura de mierda no tiene por qué suponer que en ella sólo crezca la mierda, al igual que una cultura de oro no garantiza que todo hijo de su sociedad posea un alma de oro. Hay excepciones, por supuesto, y esas excepciones, si crecen en número y fuerza, pueden tornar una cultura en otra (una raza superior puede pasar a ser una raza inferior y una raza inferior puede pasar a ser una raza superior). Pero, hoy por hoy, aunque quieran confundir nuestro rechazo por ellos con un inexistente rechazo hacia el envoltorio de color negro, y no como lo que es (una incertidumbre fundada en el conocimiento de sus males, no por su color, sino por la cultura imperante entre el pueblo sudafricano), tienen difícil hacer valer su victimismo, porque cuando el victimismo haya podrido todos y cada uno de los barcos que pueda pudrir, todos nos joderemos, pero sólo los victimistas sufrirán en grado sumo la incompetencia que hayan gestado entre los suyos.

    Y termino. Podrán deciros que eso es el socialismo, cosa que no es cierta. Podrán enseñaros el socialismo europeo del siglo XXI y deciros que eso es socialismo. Y tendrán razón, el socialismo no es algo que no cambie con los años. El cristianismo ha cambiado con el tiempo. El catolicismo no es como era ayer. Al igual que los pueblos cambian, las ideas lo hacen.
    No obstante, yo no apuntaría al socialismo como el final boss, en este caso, porque repito que Sudáfrica no tiene socialismo ni a la europea. Sí, el feminismo es despreciable y el socialismo también. Pero son cánceres que tienen una explicación más sencilla: victimismo, nula capacidad de autocrítica, demagogia y habilidad para aprovechar la más mínima expresión del poder contra ellos. El socialismo ya no es un obrero que pide respeto y una vida digna; hoy, González es más socialista que Perezagua. El feminismo ya no es una mujer con ideas y una mente brillante que pide que se la reconozca por lo que es como ser humano, con sus virtudes y defectos; hoy, Maestre es más feminista que Campoamor.
    Pero no me vendáis que el estado actual de Sudáfrica es culpa del socialismo. El victimismo sudafricano no entiende siquiera qué es el socialismo actual, mucho menos sabe lo que fue el socialismo original. El gobierno sudafricano es un cáncer cuyo origen está en una cultura inferior que se escuda tras gente capaz, como los nacionalistas vascos sin capacidades se escudan tras su pertenencia al mismo envoltorio que Zumalacárregui o Arana, como los nacionalistas españoles sin capacidades se escudan tras su pertenencia al mismo envoltorio que Cervantes o Peral, como todas las razas inferiores se escudan tras un hecho bueno o malo que asociar a un envoltorio que no es origen de sus males ni de sus bondades.

    Cierro, con permiso (https://es.wikipedia.org/wiki/Viktor_Frankl):
    Hay dos razas de hombres en el mundo y nada más que dos: "raza" de los hombres decentes y la de los indecentes. Ambas se encuentran en todas partes y en todas las capas sociales.





Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.