[Info] Naja nigricollis


  • 0

    alt textalt textalt text
    alt text

    La cobra escupidora es una de las tantas especies de cobras que puede lanzar veneno de sus colmillos como un mecanismo de defensa.

    El veneno que rocía no es dañino al contacto con la piel de ningún mamífero, pero puede dejarlo ciego si entra en contacto con los ojos; y si no se trata a tiempo puede causar quemosis e hinchazón de la cornea.
    El veneno es rociado en patrones geométricos distintivos cuando los músculos aprietan las glándulas para escupir hacia delante gracias a unos agujeros cerca de las puntas de los colmillos.1 Algunas especies de cobras escupidoras hacen exhalaciones silbantes o muestran los dientes cuando escupen con la finalidad de obtener una mayor propulsión al momento de arrojar el veneno, aunque los investigadores no han descubierto si estas acciones tienen alguna otra funcionalidad, excepto posiblemente una conducta más agresiva al momento de realizar este mecanismo de defensa.

    Cuando estas cobras se sienten acorraladas "escupen" su veneno a 2 metros (6,5616798 pies). Escupir es su principal forma de defensa pero también pueden inyectar su veneno al morder como cualquier tipo de cobra. El veneno de la mayoría de las cobras escupidoras tiene efectos citotóxicos, en lugar de neurotoxicos que son típicos de otras especies de cobras.





Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.