SUEÑO EXTRAÑO: QUERER VISITAR LA CASA DE MI ENEMIGA.


  • 0

    Hola a todos/as:

    Os voy a contar un sueño que he tenido en muchas ocasiones. Es bastante extraño puesto que se ha repetido de manera similar en sueños diferentes pero de semejante propósito e inquietud: buscar desesperadamente la casa de mi enemiga ya sea andando o en vehículo para poder verla.

    Esto es, grosso modo, la idea principal que se repite en todos los sueños, aunque más que el fin tiene especial interés el énfasis que se hace en el proceso mediante el cual yo intento llegar, y de hecho, llego a la casa de mi enemiga en numerosas ocasiones en un mismo sueño realizando varias pasadas por su misma calle.

    En uno de estos sueños, empiezo yo en mi calle de mi pueblo a altas horas de la noche sobre la 1:00 de la madrugada. El clima es templado con ligera tendencia a ser algo frío y se ven las estrellas claramente. Entonces subo por mi calle y giro a la derecha hasta subir una empinada cuesta y de nuevo torcer a la izquierda donde, en lugar de haber una calle estrecha que conduce a otro callejón estrecho, tenemos una casa hundida en un muro que lleva a dos puertas y cuyas puertas son los dos mismos accesos a la misma casa que tiene una arquitectura similar a un rectángulo.

    Sin embargo, no entro en ese lugar, es más, pregunto a una mujer de mediana edad con cara neutral que dónde puedo encontrar la dirección de mi enemiga (que me la sé perfectamente) pero sin decirle nada más excepto que quiero ir a dicha calle para quedar con alguien para irnos a la discoteca (cosa contradictoria porque era entre semana). La mujer me da vagamente una dirección y de repente giro 180º volviendo a la calle que me llevó a ese callejón y giro luego a la derecha por una calle/callejón (una cosa entre ambas) y luego giro a la izquierda pero, curiosamente, esa no es la calle de mi enemiga sino que una calle normal y corriente en la que sólo hay casas normales.

    Ansioso siento como mi respiración se acelera y se me activa el pedernal cárnico que tengo en la entrepierna al imaginarme una supuesta escena ficticia en la que ella abre la puerta y sale con cara de viciosa invitándome a entrar con dos cadenas propias del "fendom" (del inglés 'feminine domination') y pantalones de cuero negro a la par que camisa de pijama sexy del 2004 (que es cuando empezó todo) y me sonríe persuasivamente manipulando mi mente sin articular palabra.

    Entonces me acerqué a la puerta y sentí unos extraños escalofríos. Me detuve unos 20-30 segundos y continué andando para luego coger otra ruta alternativa y volver a esa dirección. Curiosamente, luego reaparezco de nuevo en mi casa dirigiéndome camino de mi furgoneta para cogerla y darme una vuelta. Mientras voy con mi furgoneta, me monto una película erótica mental ficticia con ella a la vez que esgrimo una sonrisa de vicioso que activa a mi subconsciente la necesidad de volver a aquella casa.

    Tal es así que acabo cediendo a mi subconsciente y termino dirigiéndome a aquella casa pero en lugar de ir a la calle donde fui la otra vez, esta vez fui a la calle verdadera lo cual sí que tenía aún más coherencia. Después y conforme me acerco a la calle de la mismísima enemiga, vuelvo a sentir como se me activa el langostino y de nuevo vuelvo a imaginar a aquella chavala que sale a tirar la basura y que yo me bajo de la furgoneta para tomar el fresco mientras que ella viene por detrás a golpearme con un palo de madera en la cabeza para posteriormente meterme dentro de su casa, atarme a su cama y empezar a seducirme mientras me escupe en la cara y me dice cosas bonitas de desprecio a la par que siento como el langostino se va introduciendo en un lugar caliente y de sensual sensación que hace que brote la proteína de suero microfiltrado que los hombres tienen en sus más que llamativos testículos filosóficos.

    Voy pasando con mi furgoneta y esta vez aún mi apetito goloso me hizo volver a aquella calle dando la vuelta por una ruta totalmente diferente que hasta entonces nunca había hecho. Voy por una calle aparentemente metropolizada por los comercios y restaurantes chinos y en uno de esos restaurantes veo a los chinos que me suelen dar la comida china que encargo los sábados y domingos como parte del ritual de recompensa que seguía los fines de semana cuando estaba en España pero esta vez estando en otro restaurante chino pero sirviendo comida tailandesa ya que ambos restaurantes se comunicaban mediante un pasillo que unía la cocina con ambos establecimientos.

    Curiosamente, me paro allí sobre las 2:00 de la madrugada a pedir unos tallarines al estilo tailandés, un pollo con piña, un arroz yangzhou y unos Xiau-Mau o algo así. Supuestamente me los como pero en el sueño se omite la escena y vuelvo de nuevo a la famosa calle de mi famosa enemiga. Una vez allí me paso y veo la puerta abierta con lo que en ese momento mi apetito erótico-goloso se activa dando lugar a múltiples situaciones de "fendom" de carácter similar a las comentadas ya anteriormente.

    Sin embargo, esta vez me detuve, busqué aparcamiento y me acerqué sigilosamente a la casa con la esperanza de colarme y entrar en su habitación mas el pasillo era tan oscuro como las entrañas del subconsciente humano. No había ruido de ningún modo y todo estaba tan callado como en un cementerio al que el tiempo ha ido silenciando hasta en el más ruidoso de los remordimientos que cada difunto ha ido dejando a su paso por el solemne y lúgubre lugar.

    Me atreví a entrar y de repente sentí unos escalofríos muy fuertes que alertaban del peligro de la zona. Subí por unas escaleras a su habitación pues ella duerme en una habitación que se encuentra en el primer piso pues la casa tiene dos plantas. Conforme iba subiendo, entré en su habitación y me encontré una cama muy bien hecha con olor a limpio como intentando impresionar a alguien. En un escritorio había un ordenador de media gama y un portátil replegado sobre una mesita de noche. De repente, escuché unos pasos de una persona subiendo por las escaleras. Tuve suerte y me escondí cerca de la ventana de manera que ella no pudo verme pues conseguí a duras penas esconderme debajo de la cama.

    Luego pude discernir mediante sonidos como ella bajaba la persiana y todo se oscurecía favoreciendo mi evasion a la hora de huir. Lo más ilógico es que, a pesar de estar la persiana bajada, había la misma luz en la habitación solo que ella estaba durmiendo como si no existiera tal luz que aparentaba venir de un supuesto amanecer creado artificialmente por alguien más pero cuya luz provenía de origen desconocido.

    Me levanté raudamente y me acerqué a su cara con la intención de besarle en los labios y pasar a algo más. Luego me bajé los pantalones y le acerqué mi pene a su boca para abrírsela y empezar así a lubricarlo completamente antes de pasar al tema 2 (que no tiene nada que ver con ningún libro de escuela). Luego noté que mientras se la metía oralmente, me imaginaba que ella me la cogía y antes de realizar la felación me decía "¿qué te piensas, que te vas a poder ir sin correrte?" y eso ya provocaba todo tipo de lubricaciones secundarias ahí abajo. Después empecé a bajarle los pantalones y pude ver las maravillas de los ecosistemas mediterráneos en su puro esplendor y sin olor aparente con lo cual me dio rienda suelta para poder empezar a hacérselo salvajemente con el presentimiento extraño de que su sueño era profundo como si alguien la hubiera sedado.

    Finalmente cuando voy a empezar a explorarle la cueva turca, me suena el despertador y me despierto quitándole toda la gracia al maldito sueño. Mas lo curioso no es lo que pasa sino que se me ha ido repitiendo en numerosas ocasiones a lo largo de dos años.

    ¿Qué creéis que puede significar este sueño?

    Saludos.

    Forcemil.



  • 1

    Te hago la pole y me lo leo



  • 2

    ....



  • 3

    Significa que te pone burro.
    De nada.





Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.