[Review] [Info] [Noticia] Horizon: Zero Dawn UN NUEVO HORIZONTE PARA PS4


  • 0

    Chicos/as os dejo con esta noticia y el vídeo análisis del exclusivo de PS4 de la mano de 3djuegos @marty

    Horizon Zero Dawn: ANÁLISIS del nuevo juegazo de Guerrilla – 07:52
    — 3DJuegos.com

    El momento ha llegado. Lo que vas a leer a continuación es el análisis de Horizon: Zero Dawn, no sólo uno de los más esperados del año sino también una de las esperanzas principales de Sony en cuanto a nuevas marcas para una PS4 que ha comenzado el 2017 en inusitada buena forma. La consola necesitaba buenos videojuegos como el comer, y Aloy ha querido poner su granito de arena con una aventura de mundo abierto y gotas RPG de impecable factura visual y robusto apartado jugable. Análisis Horizon: Zero Dawn.

    Las nuevas propiedades intelectuales son la puerta ideal para que los estudios de talento introduzcan ideas en el mundillo, y cuando se dibuja un universo tan único como el que propone Horizon: Zero Dawn uno puede imaginar sin problemas a los creativos de Guerrilla Games trabajando sin ningún tipo de cortapisa. El sueño de cualquier artista. La imaginación ha tenido que ser el único límite a la hora de crear un videojuego de aventuras colosal en términos cuantitativos, una obra faraónica que recuerda de alguna manera al viejo cine de estudio de los años 60, y una historia de búsqueda de orígenes y de hallazgo de uno mismo que tiene tanto de relato clásico, como revolucionario es a nivel conceptual el contexto en el que se ambienta.

    Siempre he estado muy interesado en los mundos abiertos. Tras pasar décadas de infancia encorsetado en videojuegos donde todo estaba preestablecido, siempre me ha parecido que es el horizonte (valga la redundancia) al que debe aspirar la industria. Pero también debo decir que en los últimos tiempos se ha empleado la noción de libertad más como fin a alcanzar que como medio para poder llegar a lograr algo interesante, y eso ha provocado no sólo una cierta explotación en el medio sino también un importante hartazgo por parte de los aficionados. Es por ello que algunos acogieron con cierto escepticismo la apuesta de este estudio de inclinarse por una obra de ese perfil, especialmente con un currículum como el suyo plagado de lanzamientos de carácter lineal tan estupendos como los de la serie Killzone. No obstante, y lejos de inclinarse por algo que meramente está de moda, en Guerrilla han utilizado la herramienta que es el mundo abierto para lograr algo grande.

    Esto ya de por sí es capaz de devolver el entusiasmo de muchos y, por ejemplo, conmigo lo remató el hecho de pasar por las oficinas del estudio para charlar con el equipo y observar el juego de primera mano; eso me permitió comprobar hace ya unas semanas que hay mucha calidad tras su propuesta. Sin embargo, hay varias cosas que han resultado todavía más importantes a la hora de mantenerme pegado a la pantalla durante las decenas de horas que he invertido en Horizon: Zero Dawn. Más adelante entraré a detallar todas ellas, pero la principal ha sido la capacidad que tiene el videojuego de arraigar con el jugador en el sentido de ofrecerle una historia sencilla pero que tiene enorme suspense e interés, brindarnos también una protagonista con la que es fácil empatizar y, sobre todo, el lazo que ayuda a que todo se compacte: Un universo propio único, una fantasía que abraza al mismo tiempo lo futurista y lo primitivo. En definitiva, una dicotomía que funciona como un reloj suizo para crear una franquicia que seguramente va a dar muchas alegrías a PlayStation en el futuro, pero también para gestar paisajes increíbles salpicados de lugares que nos va a interesar descubrir y explorar, y varios biomas en un solo mapa (descomunal, eso sí) que garantizan su diversidad. Y es que a muchos estudios se les había olvidado algo, una cosa fundamental y que muchos parecía que pasaban por alto. Uno de los combustibles imprescindibles de un mundo abierto para que funcione debe ser precisamente la pasión en el jugador por descubrirlo y recorrerlo. Me he sorprendido y maravillado a partes iguales pateándolo, y siempre he sentido hambre por peinarlo a fondo y dar con todos sus secretos. Y eso, en un momento en el que es tan difícil quedar impactado como es el año 2017, no tiene precio.

    alt text

    Cuando el Destino nos Alcance
    ¿Quiénes somos? Aloy, una joven que comienza su andadura como una paria, pero que va ganando prestigio de nuestra mano y que va descubriendo al igual que nosotros cómo funcionan las cosas en esa peculiar pirámide social de la que forma parte. ¿De dónde venimos? No lo sabemos y, de hecho, es uno de los temas que obsesionan profundamente a la protagonista y que sirven como gancho perfecto para que nos interese toda la aventura: Desde el principio hasta su dilatada parte final. ¿A dónde vamos? El destino argumental no te lo puedo contar, claro, pero sí te adelanto que según vayamos desentrañando más y más información, nos llevará por un camino con el que hacer toda clase de fascinantes descubrimientos mientras desentrañamos una madeja argumental de Zero Dawn que ha entretejido John González: un veterano de la industria con créditos en juegos como Fallout: New Vegas o Sombras de Mordor, y que demuestra que en Guerrilla trabajan mejor con el fichaje de un guionista de categoría como es el caso.

    La clave ha sido la de intentar sentar las bases de algo rico y con posibilidades expansivas, y el resultado en este sentido es de sobresaliente. Es el futuro, y algún tipo de catástrofe ha provocado que la humanidad empiece de cero, aunque en un planeta Tierra repleto de artefactos futuristas y con peligrosas máquinas que recorren sus llanuras a sus anchas. Pero el acercamiento en primera instancia se fundamenta en bases bastante más tradicionales y cercanas que todo eso, y en este sentido es todo un acierto. Me ha resultado fácil empaparme de lo que siente la protagonista desde el comienzo. El desarraigo, la percepción de no pertenecer a un determinado lugar o el ver cómo determinado grupo de personas nos dejan de lado son cosas que no hace falta experimentar directamente para saber que duelen, y la campaña las planta en sus primeros compases para que nos vayamos haciendo una idea sobre de qué va a ir todo esto. Se emplea también para que entendamos cómo funciona el mundo de Horizon: todo lo futurista que nos rodea contrasta con lo tradicionales que son las sociedades que dibuja, y en ese choque se crea uno de los grandes puntos fuertes del título. Aprenderemos mucho y casi sin darnos cuenta sobre la organización por tribus de su mundo, e iremos descubriendo qué pueblos son afines a nuestra forma de ver las cosas y con cuáles estaremos enemistados y dotarán de fricción y conflicto a nuestras aventuras. Como ya sabes si has visto algún tráiler o gameplay de Horizon Zero Dawn, los combates entre Aloy y máquinas tienen tanto peso como los enfrentamientos entre ella y otros seres humanos.

    alt text

    alt text

    alt text

    Pero el juego no habla únicamente de colectivos, sino que también lo hace de individuos aunque ahí su resultado no es tan brillante. Aloy es una buena heroína, desde luego, y su aspecto tan cuidado e icónico ayuda mucho a que sea fácilmente reconocible de cara a convertirse en un estandarte de la videoconsola. No obstante sus reacciones y su peso en las conversaciones es más bien pasivo, limitándose casi siempre a ser más alguien que hace preguntas que alguien que toma partido. Eso sí, lo que es estupendo es el hecho de que en momentos determinados de la aventura, no son muchísimos pero sí son un puñado, podamos definir su carácter en base a decisiones que podremos tomar o frases que pronunciar. No quiero entrar en demasiado detalle sobre ello para evitar spoilers, pero adoptando una actitud siempre dividida en un carácter más cerebral, en un acercamiento más emotivo o en un tercero más cercano a la violencia podemos trazar una suerte de periplo vital que irá cambiando el rostro de la campaña y el propio carácter de ella. Hay alternativas que únicamente modificarán la actitud de determinados personajes hacia nosotros, pero otras que incluso pueden provocar que un secundario viva o muera. Por lo demás nuestra relación con el resto de personas que vamos a ir conociendo en la aventura es bastante más limitada, y salvo los que de veras son importantes para la narración (y que pueden contarse con los dedos de la mano, destacando por encima de todos el memorable Rost), el resto lógicamente son meros interlocutores para aportarnos información sobre el mundo o para ofrecernos misiones.

    alt text

    Con ellos los diálogos son mucho más simples. Por ejemplo: conozco a un ciudadano que está en apuros, me cuenta su problema y me dispongo a ayudarle. Puedo escuchar todo lo que tenga que decir si voy avanzando en los árboles de conversaciones, pero si deseo un Horizon: Zero Dawn mucho más directo puedo cortar el diálogo en cualquier momento con una despedida, y teniendo muy claro que no nos vamos a perder nada importante que nos impida completarla puesto que toda la información de más que nos aporten será, básicamente y en la mayoría de los casos, extra: más cosas sobre el mundo y la forma de vida que tienen sus seres. Eso es una buena idea, puesto que por un lado ayuda a que el ritmo del propio videojuego lo definamos nosotros, y por otro nos permite saltarnos algunos diálogos que se pueden hacer algo pesados. No sólo por largos, sino porque el nivel es desigual… Algunos están muy bien escritos, y otros no tanto. Notándose eso tan habitual de algunos mundos abiertos, y es el hecho de que existe una cierta irregularidad que es casi inevitable en trabajos tan grandes. Además, el doblaje a nuestro idioma está francamente bien y los rostros en cuanto a texturas y carga poligonal son formidables, dignos de película de animación, pero en algunas charlas concretas en las que tienen que mostrar emociones, se les ve algo las costuras en cuanto a expresividad en sus movimientos y gestos.

    Por lo demás, y como el juego sí que mantiene el tipo en cuanto a interés, es donde de veras es relevante. En sus misiones principales, donde será muy fácil quedar atrapados por el periplo de descubrimiento de la protagonista, e incluso también en las secundarias. Pero vayamos por partes, las divisiones del programa son muy claras. Tenemos los dos perfiles que acabo de mencionar, pero también las denominadas tareas que son de menor importancia, así como muchas otras distracciones del tipo de la escalada de los Cuellilargos, unas bestias mecánicas de enorme altura que se equiparan con las atalayas de los Assassin’s Creed a la hora de despejar el escenario, también las bases de bandidos a liberar, las zonas de caza a despejar, los Calderos y otras distracciones de interés mucho más modesto como dar con coleccionables, por mencionar un único ejemplo. La amalgama es amplia, como puedes comprobar, y si bien el hilo conductor principal puede superarse en unas 25-30 horas, siempre que no nos distraigamos con lo que hay alrededor, lo cierto es que el juego hace muchos agradables esfuerzos por animarnos a picotear de aquí y de allá para hacer la experiencia más variada y divertida.

    alt text

    alt text

    Esto, unido a eso que te he comentado al principio del análisis sobre la gestación de un mundo tan sugerente que invita a explorarlo, es uno de los muchos motores que tiene el videojuego de Guerrilla Games para mantener nuestro interés durante largo tiempo: una de las asignaturas pendientes de los lanzamientos de mundo abierto ya que, por lo general, nos obligan a invertir muchas más horas para terminarlos que los títulos de otros géneros. Pero tampoco me olvido de la variedad, si bien todo el elenco de entretenimientos secundarios es inevitablemente repetitivo, por ejemplo las bases de bandidos son muy diferentes entre sí pero son fortalezas con enemigos al fin y al cabo, las misiones propiamente dichas sí tienen suficiente cuajo como para ofrecer ciertas diferencias entre sí y un constante leitmotiv argumental que invita a avanzar. Si a eso sumamos que hay pequeñas dosis de plataformas o de rompecabezas, sencillísimos en ambos casos pero efectivos, tenemos un conjunto cambiante y muy agradable.

    alt text

    Los Pilares de la Aventura
    Los mundos abiertos a menudo apuestan por ambientaciones contemporáneas, lo que supone que muchas veces se autolimitan en cuanto a la cantidad de mecánicas jugables que pueden incluir en sus fórmulas. Horizon, como comienzo de franquicia, supone un inicio de las "Reglas del Juego" completamente inédito, una tabula rasa en la que han podido crear desde cero toda clase de recursos por los que, seguramente, el estudio holandés sentía inquietud tras tanto tiempo inmersos en la saga Killzone. Lo que sí que me ha llamado la atención es el hecho de que es muy fácil reconocer qué ha inspirado a Guerrilla Games a la hora de gestar este Zero Dawn, y si bien por un lado el resultado me encanta, por otro me resulta decepcionante que se hayan inclinado por calcar tantas fórmulas de otros títulos.

    alt text

    La importancia que ha tenido Ubisoft en los últimos tiempos en los mundos abiertos se ve perfectamente plasmada en el hecho de que casi cada una de sus marcas tienen influencia directa en este videojuego. Hay elementos recogidos sin paños calientes de la saga Assassin’s Creed al completo pero también de algunas de sus entregas específicas en particular, sin olvidar mucho de Far Cry 3, 4 y Primal; aunque también algunos mecanismos incluso de juegos tan aparentemente distintos como The Witcher III, de CD Projekt Red, del que reproduce sin miramientos toda la parte de investigación, puesto que tanto Geralt como Aloy comparten una vena detectivesca que, sin embargo, aquí no se explota con tanta chispa como en Wild Hunt.

    Seguramente los más aficionados a "ver los numeritos" y no leer los análisis llenarán los comentarios del texto de mensajes cuestionando la validez de toda la review al completo únicamente por las tres estrellas en innovación con un telón de fondo tan imaginativo y llamativo como el que propone el videojuego, sin embargo parte de esta calificación también debe tener que ver con cómo se explota la ambientación para lograr cosas y si bien en lo narrativo el resultado es extraordinario, en cuanto a jugabilidad se podían haber implementado más ideas propias y menos ajenas.

    alt text

    ![alt text](No obstante, estas sospechas iniciales de falta de inventiva a la hora de crear el planteamiento de la obra se esfuman de mi cabeza cuando me divierto tanto con lo que propone. Hay pocas ecuaciones que funcionen mejor en mi cabeza que la acción-aventura sin ningún tipo de cortapisa con el mundo abierto, por eso me gustan tanto las marcas sandbox de Ubisoft; y Guerrilla Games, a pesar de haber estado toda su carrera volcada en shooters en primera persona, ha entendido perfectamente la idiosincrasia de todo esto. Parece sencillo, pero no lo es en absoluto. Para ello ha propuesto un esquema basado en distintos estilos jugables que no son el colmo de la profundidad o de la complejidad, pero que todos juntos funcionan muy bien y, lo que es mejor, se complementan para que la experiencia sea variada y siempre sintamos que estamos haciendo cosas distintas.)

    alt text

    Lo que más vamos a hacer, seguramente, sea combatir, y aquí tenemos varias opciones. Horizon: Zero Dawn intuye que en la mayoría de ocasiones lo más interesante es escoge la vía más sigilosa, así que no sólo es la más sencilla sino la que también ofrece mayor satisfacción. Podemos ocultarnos detrás de objetos o entre vegetación, pero la idea lógicamente es la de pasar desapercibidos ante miradas no deseadas y asestar golpes letales a nuestros oponentes cuando éstos no puedan reaccionar. Como en muchos títulos de este perfil los enemigos pueden estar patrullando, en alerta o directamente hostiles en función de nuestros actos, pero es relativamente fácil conseguir que no lleguen a la tercera dada lo poco espabilados que son nuestros rivales. Es fácil que sólo pasen a estar alerta y no a una actitud violenta aunque nos vean ejecutando a uno de sus compañeros, y es que un "asesinato sigiloso" tiene la poco realista facultad de no levantar sospechas bajo ningún concepto y eso es algo que sólo podemos atribuir a la escasa veteranía del estudio en ese ámbito.

    alt text

    Bastante mejor funciona el combate, que siendo como es sencillo (especialmente en un cuerpo a cuerpo que admitiría mucha más profundidad), sí que permite distintos acercamientos para el jugador. Con un diseño de bases de bandidos incluso más inspirado hablaríamos de posibilidades descomunales en este campo, pero con la arquitectura algo más básica pero igualmente efectiva que exhiben los puestos de los humanos ya hay suficiente como para trazar distintas tácticas y sacar partido de la discreción máxima que es capaz de lograr la protagonista. Si las cosas se ponen feas tenemos el arco, la lanza, hondas y distintos elementos del arsenal para plantarles cara de maneras muy distintas y, si exceptuamos los asombrosos paisajes, es donde mayor espectáculo visual exhibe Zero Dawn merced a un uso envidiable de los efectos visuales, el fuego, las explosiones y los impactos.

    Con las máquinas la cosa es distinta en cuanto a mecánicas, puesto que el enorme tamaño y la máxima movilidad de éstas obliga a que las confrontaciones con ellas se desarrollen a cambio abierto, así que aquí tenemos que ser nosotros quienes empleemos el ingenio. El aficionado menos interesado en estudiar el escenario o conocer las debilidades de los temibles adversarios mecánicos puede lanzarse a luchas directas en las que saldrá vencedor si es suficientemente hábil en el poco sutil arte de la voltereta y el golpe a traición; sin embargo los más ingeniosos disfrutarán creándoles emboscadas, tendiendo trampas y provocando estampidas para que caigan en ellas y buscándoles las cosquillas a los más peligrosos y agresivos para tratar de sacar partido de su ímpetu y acabar con ellos minimizando daños y economizando munición y recursos. He disfrutado mucho tratando de explotar todas estas cosas.

    alt text

    El Factor RPG
    Y es que si hay distintos tipos de enemigos humanos, aunque no muchos eso sí, sí que tenemos una amplia variedad de robots con los que combatir. Acreedores de ese peculiar aspecto que los asemeja con animales (tanto en look como en comportamiento), encontramos algo más de dos decenas de tipologías diferentes, cada una de ellas con su carácter específico y sus vulnerabilidades. Ese número, viendo el cariño que destilan cada una de ellas en cuanto a acabado y animaciones, me parece una cifra brutal. Aloy posee un dispositivo en la oreja que le permite analizarlos en detalle, así que siempre que lo deseemos podemos conocer al dedillo todas sus características e incluso destacar en un color distinto sus puntos débiles. Como en cualquier videojuego de rol, por si fuera poco, éstos tienen nivel; así que si el nuestro está muy lejos del de ellos y hemos optado por un nivel de dificultad intermedio o alto, la confrontación se desaconseja. Y es que, sorprendentemente, el elemento RPG es el vertebrador de toda la experiencia. Y expreso sorpresa porque es verdad que Guerrilla Games ya había dicho que sería parte importante del programa, aunque hasta hace pocas fechas no me hice una idea de su cuantía.

    alt text

    No esperes un videojuego de rol clásico, esto no va de eso claro, pero sí que hay un sistema de progresión sencillo pero ágil, fabricación de recursos, compra-venta de elementos, habilidades que desbloquear, un arsenal que equipar y mejorar, vestimentas... Sí que tengo que dejar claro que me hubiera gustado más profundidad en todas estas posibilidades, puesto que tengo la sensación de que se han tocado muchos palos y se ha "entrado a matar" en pocos. Por ejemplo, en cuanto a armas no hay demasiada variedad, unos cuantos tipos y dentro de ellos algunas diferenciaciones en función del pueblo del que procedan, pero las diferencias entre ellos no son tan destacadas como me hubiera gustado. Algo parecido pasa con los trajes para Aloy, muy diferentes cosméticamente pero no tan distintos entre sí en cuanto a los bonus que ofrecen como en otros lanzamientos de este estilo.

    alt text

    Tampoco me acaba de convencer la forma de exponer la puesta en escena de las ventajas: Es difícil comparar en qué es mejor tal o cuál cosa, y sólo cuando engarzamos determinados pluses al arsenal o a los trajes lo veremos de una forma bastante clara. Suenan a muchas quejas, y enumeradas desde luego son unas cuantas, sin embargo entiendo que el lector se dará cuenta de que cualitativamente son muy moderadas. Sí, tengo la sensación de que con un poquito aquí y allá podía haber sido incluso mejor, pero el resultado final de la faceta de personalización está más que bien, y quizá en el estudio sintieron que yendo más lejos con algunas de estas cosas podían haber estropeado el ritmo general o haberse alejado demasiado de un perfil accesible como el que quieren conseguir.

    El último aspecto en el que se proyectan estas ligeras raíces roleras del título tiene que ver con la exploración. Echar un vistazo a los escenarios es una auténtica maravilla ya únicamente por lo hermosos que son, un auténtico dispendio tanto en lo artístico como en lo tecnológico al que puedo garantizaros que no hacen demasiada justicia los ya de por sí impactantes vídeos y tráilers de Horizon Zero Dawn, pero también hay suculentos incentivos. Las plantas que encontramos por el camino se pueden recolectar para obtener materias primas, los cuerpos inertes de los enemigos registrar y también los armarios, los cofres y los muebles que encontramos en nuestras aventuras se pueden registrar.

    Además con un planteamiento similar al de los últimos Far Cry, sí otra vez, también podemos conseguir recursos de los animales que cacemos, y gracias a ellos elaboraremos mejoras de equipo, mochilas, cinturones y muchas cosas más. Como cada uno de ellos tiene unos requisitos concretos en cuanto a componentes y pieles, al igual que en el juego de Ubisoft se nos anima a ir a distintas áreas del mapa para obtener cosas específicas. Eso, teniendo en cuenta que todas ellas son tan bellas que ya de por sí es un placer inmenso recorrerlas, no sólo nos brindan el mundo abierto más salvaje en términos gráficos que se puede ver a día de hoy, sino uno en el que hay utilidad en recorrer cada uno de sus rincones. Eso sí, no esperes encontrar el arma de tu vida rebuscando por ahí (el arsenal, los trajes, los engarces y las cosas realmente valiosas sólo se obtienen con el comercio), pero acabarás con los bolsillos llenos de un montón de cosas que puede que te parezcan desechables pero que, en las hábiles manos de Aloy, pueden convertirse en oro puro.

    Nota final: 9 Magnífico

    +El universo es fantástico, una mezcla fascinante de futuro y pasado
    +No sólo por belleza, sino por utilidad. Es un placer recorrerlo
    +La historia está bien escrita y se sigue con interés
    +La acción es frenética y directa... y recompensa
    +Gráfica y tecnológicamente es escandaloso
    -Con más profundidad en sigilo o combate cuerpo a cuerpo sería un juego aún mejor
    -Encontramos muchos factores RPG, pero ninguno va muy lejos
    -Hay mecánicas calcadas de infinidad de juegos actuales

    Duración: 25-30 horas (sólo las misiones principales)
    Jugadores: 1
    Idioma: Textos en español y voces en español
    Soporta: PS4 Pro

    Fuente: http://www.3djuegos.com/juegos/analisis/20429/0/horizon-zero-dawn/





Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.