La paz de la conquista


  • 0

    Inmanuel Kant publicó en 1795 un ensayo insinuando un nuevo orden jurídico internacional capaz de fundar una “paz perpetua” entre naciones, particularmente mediante un tratado que "aniquila y borra por completo" las causas de toda guerra futura. Al firmarse el Tratado de Renuncia a la Guerra, conocido como Pacto Briand-Kellogg (1928), las ideas de Kant parecieron cobrar una inesperada vida, pero el entusiasmo pacifista es interrumpido drásticamente por el reinicio de las hostilidades internacionales en 1939 –y aún antes en el continente asiático. Tras el desenlace de la guerra mundial, el espíritu dañado de la "paz perpetua" se refugió en la aún vigente Constitución de Japón (日本国憲法), promulgada en 1948.

    En su artículo 9 leemos:

    Aspirando sinceramente a una paz internacional basada en la justicia y el orden, el pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra como derecho soberano de la nación y a la amenaza o al uso de la fuerza como medio de solución en disputas internacionales.

    Con el objeto de llevar a cabo el deseo expresado en el párrafo precedente, no se mantendrán en lo sucesivo fuerzas de tierra, mar o aire como tampoco otro potencial bélico.

    El derecho de beligerancia del estado no será reconocido.

    Esta “constitución de paz” –redactada en secreto por militares estadounidenses tras la ocupación del país y aprobada por el parlamento fingiendo que había sido elaborada por el gobierno– amplió las reformas liberales de la constitución Meiji de 1890, afirmando no sólo la libertad religiosa (artículo 20) sino también la separación del estado y las religiones (artículo 89).

    Las reformas estaban en consonancia con las exigencias de la llamada “Directiva Shinto” de 1945, orientada a socavar las doctrinas nacionalistas sobre el culto al emperador, la superioridad racial de los japoneses –reunidos en una patria común o minzoku– y la creencia de que Japón estaba llamado a dominar Asia.

    El “laicismo” y la “democracia liberal” tampoco surgieron en el Japón de un proceso de deliberación racional e ilustración kantiana, sino que fue básicamente la obra de militares estadounidenses victoriosos, precedidos por enjambres metálicos de "Fortalezas volantes", bombardeos de área en ciudades, y finalmente por la bomba atómica que impuso una pax americana.

    No hay duda de que no haber concedido un Nobel de la Paz a los B-29 representa una flagrante omisión por parte de la Real Academia de las Ciencias de Suecia.

    alt text

    Continúa en...



  • 1

    @Gold-Diggernick dijo en La paz de la conquista:

    Inmanuel Kant publicó en 1795 un ensayo insinuando un nuevo orden jurídico internacional capaz de fundar una “paz perpetua” entre naciones, particularmente mediante un tratado que "aniquila y borra por completo" las causas de toda guerra futura. Al firmarse el Tratado de Renuncia a la Guerra, conocido como Pacto Briand-Kellogg (1928), las ideas de Kant parecieron cobrar una inesperada vida, pero el entusiasmo pacifista es interrumpido drásticamente por el reinicio de las hostilidades internacionales en 1939 –y aún antes en el continente asiático. Tras el desenlace de la guerra mundial, el espíritu dañado de la "paz perpetua" se refugió en la aún vigente Constitución de Japón (日本国憲法), promulgada en 1948.

    En su artículo 9 leemos:

    Aspirando sinceramente a una paz internacional basada en la justicia y el orden, el pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra como derecho soberano de la nación y a la amenaza o al uso de la fuerza como medio de solución en disputas internacionales.

    Con el objeto de llevar a cabo el deseo expresado en el párrafo precedente, no se mantendrán en lo sucesivo fuerzas de tierra, mar o aire como tampoco otro potencial bélico.

    El derecho de beligerancia del estado no será reconocido.

    Esta “constitución de paz” –redactada en secreto por militares estadounidenses tras la ocupación del país y aprobada por el parlamento fingiendo que había sido elaborada por el gobierno– amplió las reformas liberales de la constitución Meiji de 1890, afirmando no sólo la libertad religiosa (artículo 20) sino también la separación del estado y las religiones (artículo 89).

    Las reformas estaban en consonancia con las exigencias de la llamada “Directiva Shinto” de 1945, orientada a socavar las doctrinas nacionalistas sobre el culto al emperador, la superioridad racial de los japoneses –reunidos en una patria común o minzoku– y la creencia de que Japón estaba llamado a dominar Asia.

    El “laicismo” y la “democracia liberal” tampoco surgieron en el Japón de un proceso de deliberación racional e ilustración kantiana, sino que fue básicamente la obra de militares estadounidenses victoriosos, precedidos por enjambres metálicos de "Fortalezas volantes", bombardeos de área en ciudades, y finalmente por la bomba atómica que impuso una pax americana.

    No hay duda de que no haber concedido un Nobel de la Paz a los B-29 representa una flagrante omisión por parte de la Real Academia de las Ciencias de Suecia.

    alt text

    Continúa en...

    te hago la pole una hora después :roto2rie:
    vente a FP anda



  • 2

    @Alone-Walker dijo en La paz de la conquista:

    @Gold-Diggernick dijo en La paz de la conquista:

    Inmanuel Kant publicó en 1795 un ensayo insinuando un nuevo orden jurídico internacional capaz de fundar una “paz perpetua” entre naciones, particularmente mediante un tratado que "aniquila y borra por completo" las causas de toda guerra futura. Al firmarse el Tratado de Renuncia a la Guerra, conocido como Pacto Briand-Kellogg (1928), las ideas de Kant parecieron cobrar una inesperada vida, pero el entusiasmo pacifista es interrumpido drásticamente por el reinicio de las hostilidades internacionales en 1939 –y aún antes en el continente asiático. Tras el desenlace de la guerra mundial, el espíritu dañado de la "paz perpetua" se refugió en la aún vigente Constitución de Japón (日本国憲法), promulgada en 1948.

    En su artículo 9 leemos:

    Aspirando sinceramente a una paz internacional basada en la justicia y el orden, el pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra como derecho soberano de la nación y a la amenaza o al uso de la fuerza como medio de solución en disputas internacionales.

    Con el objeto de llevar a cabo el deseo expresado en el párrafo precedente, no se mantendrán en lo sucesivo fuerzas de tierra, mar o aire como tampoco otro potencial bélico.

    El derecho de beligerancia del estado no será reconocido.

    Esta “constitución de paz” –redactada en secreto por militares estadounidenses tras la ocupación del país y aprobada por el parlamento fingiendo que había sido elaborada por el gobierno– amplió las reformas liberales de la constitución Meiji de 1890, afirmando no sólo la libertad religiosa (artículo 20) sino también la separación del estado y las religiones (artículo 89).

    Las reformas estaban en consonancia con las exigencias de la llamada “Directiva Shinto” de 1945, orientada a socavar las doctrinas nacionalistas sobre el culto al emperador, la superioridad racial de los japoneses –reunidos en una patria común o minzoku– y la creencia de que Japón estaba llamado a dominar Asia.

    El “laicismo” y la “democracia liberal” tampoco surgieron en el Japón de un proceso de deliberación racional e ilustración kantiana, sino que fue básicamente la obra de militares estadounidenses victoriosos, precedidos por enjambres metálicos de "Fortalezas volantes", bombardeos de área en ciudades, y finalmente por la bomba atómica que impuso una pax americana.

    No hay duda de que no haber concedido un Nobel de la Paz a los B-29 representa una flagrante omisión por parte de la Real Academia de las Ciencias de Suecia.

    alt text

    Continúa en...

    te hago la pole una hora después :roto2rie:
    vente a FP anda

    Amnistía para mis Gs presos.



  • 3

    @Gold-Diggernick dijo en La paz de la conquista:

    @Alone-Walker dijo en La paz de la conquista:

    @Gold-Diggernick dijo en La paz de la conquista:

    Inmanuel Kant publicó en 1795 un ensayo insinuando un nuevo orden jurídico internacional capaz de fundar una “paz perpetua” entre naciones, particularmente mediante un tratado que "aniquila y borra por completo" las causas de toda guerra futura. Al firmarse el Tratado de Renuncia a la Guerra, conocido como Pacto Briand-Kellogg (1928), las ideas de Kant parecieron cobrar una inesperada vida, pero el entusiasmo pacifista es interrumpido drásticamente por el reinicio de las hostilidades internacionales en 1939 –y aún antes en el continente asiático. Tras el desenlace de la guerra mundial, el espíritu dañado de la "paz perpetua" se refugió en la aún vigente Constitución de Japón (日本国憲法), promulgada en 1948.

    En su artículo 9 leemos:

    Aspirando sinceramente a una paz internacional basada en la justicia y el orden, el pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra como derecho soberano de la nación y a la amenaza o al uso de la fuerza como medio de solución en disputas internacionales.

    Con el objeto de llevar a cabo el deseo expresado en el párrafo precedente, no se mantendrán en lo sucesivo fuerzas de tierra, mar o aire como tampoco otro potencial bélico.

    El derecho de beligerancia del estado no será reconocido.

    Esta “constitución de paz” –redactada en secreto por militares estadounidenses tras la ocupación del país y aprobada por el parlamento fingiendo que había sido elaborada por el gobierno– amplió las reformas liberales de la constitución Meiji de 1890, afirmando no sólo la libertad religiosa (artículo 20) sino también la separación del estado y las religiones (artículo 89).

    Las reformas estaban en consonancia con las exigencias de la llamada “Directiva Shinto” de 1945, orientada a socavar las doctrinas nacionalistas sobre el culto al emperador, la superioridad racial de los japoneses –reunidos en una patria común o minzoku– y la creencia de que Japón estaba llamado a dominar Asia.

    El “laicismo” y la “democracia liberal” tampoco surgieron en el Japón de un proceso de deliberación racional e ilustración kantiana, sino que fue básicamente la obra de militares estadounidenses victoriosos, precedidos por enjambres metálicos de "Fortalezas volantes", bombardeos de área en ciudades, y finalmente por la bomba atómica que impuso una pax americana.

    No hay duda de que no haber concedido un Nobel de la Paz a los B-29 representa una flagrante omisión por parte de la Real Academia de las Ciencias de Suecia.

    alt text

    Continúa en...

    te hago la pole una hora después :roto2rie:
    vente a FP anda

    Amnistía para mis Gs presos.

    volvereis con un fino andar estilado con unas botas de piel de serpiente



  • 4

    @Canuto dijo en La paz de la conquista:

    volvereis con un fino andar estilado con unas botas de piel de serpiente

    ¿Ah?



  • 5

    @Gold-Diggernick dijo en La paz de la conquista:

    @Canuto dijo en La paz de la conquista:

    volvereis con un fino andar estilado con unas botas de piel de serpiente

    ¿Ah?

    alt text



  • 6

    ok digger :mgalletas:



  • 7

    Curioso que los militares fuesen los que escribiesen ese artículo 9 :roto2:



  • 8

    @Deft dijo en La paz de la conquista:

    Curioso que los militares fuesen los que escribiesen ese artículo 9 :roto2:

    ¿De verdad te parece raro que los militares estadounidenses que acaban de vencer y pacificar Japón impusiesen una cláusula que dejase militarmente vendida (a los EEUU) ese país?



  • 9

    @Gold-Diggernick dijo en La paz de la conquista:

    @Deft dijo en La paz de la conquista:

    Curioso que los militares fuesen los que escribiesen ese artículo 9 :roto2:

    ¿De verdad te parece raro que los militares estadounidenses que acaban de vencer y pacificar Japón impusiesen una cláusula que dejase militarmente vendida (a los EEUU) ese país?

    No, raro no, digo curioso que unos guerrilleros escriban por la paz :) Lo que viene a ser la historia de los EEUU :nusenuse:





Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.