[Peña] Real Sporting de Gijon VOL I - Toca remar, como siempre


  • 0

    alt text

    alt text

    Real Sporting, equipo famoso,
    de rancia solera,
    brillante historial,
    que a Gijón tu le diste gran fama
    y en El Molinón no tienes rival.

    De tu cantera surgieron valores
    que nadie ni nunca podrán olvidar,
    vencedor por los campos de España,
    otra vez volverás a triunfar.

    ¡Aúpa Real Sporting!,
    equipo legendario
    que tanto has luchado
    para poder triunfar,
    revive tus laureles
    y siempre hacia adelante,
    tu fe nunca decaiga
    no debes desmayar.

    Sporting a la lucha,
    batalla sin cesar.

    ¡Aúpa Real Sporting!,
    de ti esperamos más.

    alt text

    El fútbol irrumpió al inicio del pasado siglo en Gijón de la mano de jóvenes de la emergente burguesía local que estudiaban en el extranjero. Posiblemente menos relevante, pero nunca desdeñable, sería poco después para los trabajadores el logro de los domingos, que pasaban a ser días no laborables.

    Quizás por todo ello el fútbol ha tenido siempre mucho de componente social, capaz de abrir mil debates como escudriñador eterno de la sociología de las masas. No falta quien postula desde su base más antropológica el concepto tribal que lo rodea y la evolución de una sociedad que cambia conceptos bélicos por otros más pacifistas, propios de este deporte-espectáculo: Competitivo, pero reglado y sumido a la decisión final de un árbitro.

    Avanzado ya el concepto inicial, la gran pregunta sería: ¿por qué el Sporting? ¿cuáles son las claves de que haya perdurado al punto de convertirse en centenario? Posiblemente por la suma de muchas circunstancias.

    En unos casos le fueron propias y en otros, ajenas. La gran verdad es que los inicios rojiblancos saben a olas, a verano y a chiquillería. Anselmo López recordaba de su niñez cuando veía jugar al fútbol a aquellos estudiantes que en sus regresos vacacionales traían balones, indumentarias y reglas del extranjero con las que se aplicaban sobre los arenales de la playa de San Lorenzo o en los campos abiertos de los alrededores de la ciudad.

    Mientras Adaro Magro trataba de dotar al musel desde la junta de obras de una infraestructura que permitiera consolidar industrialmente a Asturias, su hijo y futuro ingeniero, cuya formación académica llevaba a cabo en Alemania (antes en suiza), Adaro Porcel, introducía las primeras reglas del novedoso 'sport', a caballo entre los siglos XIX y XX, ajeno a que al paso de los años el que sería su hijo, Adaro Ruiz-Falcó, nieto del primero, reinventaría una feria de muestras que se articularía como el gran escaparate de la región y en la que el Sporting fue el gran protagonismo en el verano de su centenario con una magnífica exposición en el pabellón municipal que batió todos los récords de expectación y de visitantes.

    No deja de ser más que un ejemplo vertebrado a través de un apellido, pero el mismo nos revela someramente cómo han evolucionado una región y una ciudad entrelazadas con el nombre del Sporting, quizás porque el club rojiblanco siempre ha sido el principal espejo de su entorno social. Ahí precisamente ha radicado su perdurabilidad, apegado a los colores de la matrícula marítima como génesis de su propia estética.

    Escrito está que 'el Real Sporting es el carisma de un club de fútbol que evoca a Gijón, con especial eco en el resto de Asturias, donde se le reconoce su especial carácter representativo. Con El Molinón como incomparable escenario, la historia más reciente de la entidad rojiblanca se enuncia asimismo a través de mareo, toda una filosofía del deporte capaz de generar futbolistas de primera línea internacional'.

    Pero la pregunta necesita insistencia ¿por qué el Sporting y no el Gijón Sport o la Sportiva?, los otros dos grandes clubes de inicios del pasado siglo. Es cierto que la respuesta requiere todavía de muchos más matices, aunque el primero a precisar es que el Sporting siempre fue de menos a más y creció con la naturalidad con la que lo hacen los niños, al mismo paso que lo hacían Fernando Villaverde, sus hermanos y sus amigos. Al poco, los años acabaron por perfilar en el deporte a unos adolescentes que por la propia ley de la vida se convirtieron en adultos, y adulto paso a ser también el propio club. De haber prosperado en 1911 la fusión entre el entonces renacido Gijón Sport y la Sportiva el rumbo del fútbol local podría haber sido muy diferente, pero no prosperó esta agrupación de fuerzas deportivas. Los primeros desaparecerían y los segundos acabarían integrándose en el Sporting, liderados por de la puente. No tardaría en llegar la creación de la federación asturiana, auspiciada por el propio Sporting, lo que acabó por consolidar aún más la supremacía del club rojiblanco.

    Desde entonces, víctima o dueño de mejores y peores ciclos, de victorias y derrotas, alegrías y tristezas, pero siempre cargado de un arraigado sentimiento, Gijón hizo suyo al Sporting y el Sporting, a Asturias.

    alt text

    La solera de un campo

    la historia de El Molinón es la propia de Gijón y la de su club anfitrión, el Real Sporting, que lo ha convertido en feudo de su ya largo y centenario rodar. Cuando vive ya su primer siglo de existencia mira al futuro dispuesto a afrontar su última remodelación, que promete un cambio espectacular. Como si de un hermano mayor se tratara, El Molinón vio extenderse y crecer junto a él el Parque de Isabel la Católica, el de los hermanos Castro, la Feria Internacional de Muestras, el Palacio de Deportes, el Museo Etnográfico del Pueblo de Asturias... Y hasta la reconducción del mismísimo río Piles.

    Estratégicamente comunicado, se levanta en la más privilegiada zona de Gijón para entremezclar como ningún otro campo de fútbol de España una ubicación urbana en medio de un contexto idílico de exuberante naturaleza. Estamos ante un vergel futbolístico. Incluso su denominación ha sobrevivido hasta nuestros días como otro guiño más a la epopeya gijonesa. Su nombre le fue dado por su cercanía a un soberbio y viejo molino sobre el que ahora se asienta el parador nacional.
    La primera referencia de un partido en El Molinón nos sitúa en el 20 de mayo de 1908. Lo extraemos de las páginas del diario el comercio: "el último domingo, en el campo de El Molinón jugaron un match de foot ball los equipos de las Sociedades Sportivas, la bella Sportiva y el balón, saliendo vencedora la primera por un soberbio goal admirablemente hecho por el joven Samuel Díaz". Se cumple un siglo de esta breve crónica que confiera al campo gijonés el título de el más antiguo del fútbol profesional español.

    A buen seguro que ya desde antes era escenario de más partidos, como lo evidencia que en este primer referente periodístico del que partimos no se hace necesario explicar dónde se asentaba, pero a falta de otra documentación que permita aseverar con rigor, para la historia del fútbol española queda este mes de mayo de 1908.

    La primera puesta de largo de El Molinón fue en 1911, cuando albergó el denominado campeonato del norte de España.

    En 1917 llegó su primera gran remodelación, que llegó a ser considerada como la de su inauguración oficial. Se levantó una nueva empalizada de madera, se construyó una gran tribuna y se dispuso una puerta principal. Eran momentos de expansión para la ciudad, para el Sporting y por ende, para El Molinón, convertido ya en uno de los mejores campos de fútbol del país.

    Un magnífico escenario para un gran partido, el más relevante de cuantos podían disputarse en la España de 1920: La final de copa. Aquel partido enfrentó al Barcelona de Zamora y Samitier con el Athletic de Pichichi. Por faltar, no faltó ni la polémica arbitral.

    El Molinón, recinto por excelencia de la Asturias balompédica a lo largo de su historia, tuvo también otros muchos usos diversos alternativos.

    Cien años dan para mucho: Desde cementerio de coches, pasando por pista de aterrizaje para helicópteros, mítines políticos, recinto ferial o guardería para galgos conforman un muy largo y dispar etcétera. Aunque de su versatilidad quizás lo más relevante ha sido su carácter de gran escenario para todo tipo de actuaciones musicales. Especialmente destacados han sido los conciertos multitudinarios de las últimas décadas con actuaciones de estrellas como Tina Turner, Bon Jovi, Dire Straits, Rolling Stones, Bruce Springsteen o Paul McCartney, entre otros.

    La compra

    En 1924 el entonces presidente rojiblanco Ismael Figaredo cerraba las negociaciones de compra del campo. Se habían iniciado 8 años atrás con su propietario, el hacendado y filántropo local Dionisio Cifuentes.

    El 20 de noviembre se decide la emisión de obligaciones y se pide un préstamo por importe de 75.000 pesetas: 40.000 para la compra del campo y 20.000 para obras de ampliación y reparación. Las 15.000 restantes se dejarán como fondo de reserva. Ya está dado el paso. El terreno, según escrituras, se asentaba en los términos de La Guía, parroquia de San Lorenzo, villa de Gijón. Eran la suma de dos fincas denominadas El pontón y La granja.

    Sin duda, un gran campo para la época: En 1926 El Molinón disponía de 6.000 localidades y su terreno de juego medía 105 x 65 metros.

    Molinón a principios del siglo XX

    alt text

    Molinón 1972

    alt text

    Remodelación del estadio

    alt text

    alt text

    alt text

    alt text
    La evolución del fútbol, especialmente por su canalización a través de los medios informativos, que necesitan de una imagen representativa e instantánea de identificación, ha otorgado todavía un mayor protagonismo a los escudos, al punto de convertirlos en la principal seña de identidad de los clubs. Desde entonces, el escudo del Sporting no ha variado, salvo para adaptarlo a la evolución que han demandado los medios visuales y el merchandising en el que se encuentra inmerso el fútbol, que aconseja comercializar imágenes claras y despojadas de excesivos ornatos.

    En este sentido, el club gijonés tiene registrados los colores, dimensiones y formas de su escudo, con el ánimo de preservarlo de malos usos, además de posibles fines comerciales que puedan estar al margen del club, ya que hasta entonces el club no había afrontado el registro oficial de sus emblemas. Esta adaptación, en la que la informática ha sido parte principal, ha sido realizada por la empresa Cyan en 1997 bajo la firma del creador Juan Jareño.

    El primer escudo del club del que se tiene constancia se sitúa, en torno a 1912. No consta que haya llegado nunca a oficializarse, ya que no llegó a verse impreso en papel oficial ni tampoco bordado en las camisetas de los jugadores. Propiamente parece ser un bosquejo, un intento de aportar simbología al club más que un diseño riguroso, ya que está timbrado por una corona heráldica indefinida. No obstante, a través de la prensa se dio cuenta de que posteriormente se plasmó físicamente en insignia para solapa con la revisión de su corona, que fue ya la de la casa real española, si bien no ha llegado hasta nosotros ninguna muestra. El valor del escudo que aquí reproducimos es especialmente sentimental, ya que parece haber sido obra directa del propio Anselmo López, un gran amante de las artes plásticas, así como de la música.

    alt text

    El adorno de este escudo, en cuyo interior aparecen insertas las iniciales del club, parece ser un pergamino rojo que agregaría al conjunto el color de la bandera de la provincia marítima de Gijón. Coincidentemente, tanto el Real Club Astur de Regatas, también en la década de los años diez, como el Real Grupo de Cultura Covadonga, más avanzado el siglo, también realizaron adaptaciones similares de la bandera de la provincia marítima.

    alt text

    El segundo escudo que llegó a ser utilizado por la sociedad gijonesa en algún momento determinado fue efímero y, sin menosprecio de otras posibilidades, sólo consta que fuera utilizado en una ocasión, en 1920, por Enrique Guisasola. Está realizado a semejanza del utilizado por la Real Sociedad de San Sebastián, si bien cambia la bandera que abraza el balón por la de los colores marítimos con las de las iniciales del club gijonés en medio. Los orígenes de Enrique Guisasola, cuya familia procedía de Guipúzcoa, explican dicha semejanza con el símbolo donostiarra, a lo que parecía unirse la orfandad que tenía entonces el club sportinguista de una insignia de estas características.

    Tampoco fue utilizada en impresos oficiales ni bordado en las camisetas del equipo gijonés. El único ejemplo de su uso como posible escudo rojiblanco del que tengamos constancia se sitúa en diciembre de 1920, con motivo de un partido de homenaje que se le tributó a Fernando Villaverde. Se le entregó entonces una insignia de oro que no era otra que el emblema reseñado. La misma obra en poder de sus descendientes.

    alt text

    El tercer escudo al que aludimos puede considerarse oficialmente como el primero utilizado por el Sporting. Su forma se designa en heráldica como "de casulla". En el mismo se constata que pertenece a un equipo de fútbol, dada la presencia en el centro de un balón; que dicho club está radicado en Gijón, por la presencia de D. Pelayo, imagen transportada del escudo de la villa; que sus colores son los rojiblancos, propios de la capitalidad marítima de la localidad, y que el club ostenta la honorífica categoría de ser Real, desde agosto de 1912, como lo demuestra la corona real española situada en la parte superior, entre una "s", de Sporting, y una "g", de Gijón.

    El club comenzó a utilizar con profusión este escudo tras la llegada a la presidencia de Ismael Figaredo. Se trata del primer escudo de la sociedad que aparece en las camisetas de los jugadores sportinguistas. No así en documentos oficiales, por cuanto el cuño de caucho utilizado continuó llevando exclusivamente la corona real.

    alt text

    Sin que exista documentación que lo explique y quizás porque los escudos en las décadas de los años diez y veinte eran considerados algo secundario, el club adoptará, también bajo la presidencia de Ismael Figaredo, un nuevo emblema que se colocará reproducido en cerámica sobre la puerta principal del remozado campo de El Molinón y del que el escudo actual no deja de ser más que una mera evolución.

    Muestra una armería que ha pasado a tener una forma puntiaguda, cuyo campo está compuesto por rayas rojas y blancas, "palado de gules y plata", en términos más ortodoxos, sobre las que se imponen las siglas del nombre del club. Está timbrado por una corona real española. Como ya se ha aludido, el primer antecedente de dicha configuración data de principios de siglo y aparece en la camisetas del Gijón Sport, equipo en el que llegó a formar como jugador Ismael Figaredo, al igual que varios de sus compañeros de junta directiva.

    alt text

    Con la llegada de la república, al denostarse cuanto pueda hacer referencia a la monarquía, el Sporting se ve obligado a reformar su escudo en 1931, para lo que cambia la corona. Se sustituye la corona real española por una corona mural. El escudo también cambia de forma, que pasa a ser redondo.

    alt text

    Tras la guerra civil llegó otro cambio. Al de la nueva denominación del club, tras la decisión de prohibir los extranjerismos, con la consiguiente nueva denominación de Real Gijón, se añadió un nuevo escudo, que tomó forma de "g" en pico con los colores rojiblancos de fondo y la corona real española en la parte superior.

    alt text

    Este mismo escudo fue utilizado con motivo del cincuenta aniversario del Sporting sobre una laureada "l" romana, muy al uso de la época.

    alt text

    En los años setenta se recupera, ademas de la denominación Sporting, el formato del actual escudo, que toma como referencia el que se utilizó a partir de los años veinte, aunque con forma triangular.

    alt text
    Escudo realizado con motivo del centenario del club en el año 2005

    alt text

    alt text
    alt text

    Las instalaciones de la Escuela de Fútbol de Mareo son la joya de la corona del Sporting, situadas en la zona de Leorio, a unos siete kilómetros del centro de Gijón, fueron inauguradas el 28 de marzo de 1978 por Pablo Porta, entonces presidente de la Real Federación Española de Fútbol. Dicho acto tuvo lugar bajo el mandato presidencial de Manuel Vega-Arango Alvaré. La compra de los terrenos y las obras las había iniciado su predecesor, Angel Viejo Feliú.

    Las instalaciones de Mareo se levantan sobre una extensión de unos 112.000 metros cuadrados que presentan cinco campos de hierba natural, dos de hierba sintética -uno de fútbol-11 y otro de fútbol-8-, un espacio de entrenamiento específico para porteros, un campo de arena y una pista de fútbol-sala. Todas las instalaciones cuentan con iluminación artificial

    A esta infraestructura se añaden seis vestuarios de equipo situados en el edificio deportivo y otros cuatro más en los anexos del campo número cinco. Hay también vestuarios para árbitros y seis más para entrenadores y auxiliares.

    Una policlínica, una sala de recuperación, una sala de pruebas de medición de rendimiento físico, una de enyesado y vendaje, un despacho médico, un gimnasio, así como piletas de hidroterapia y sauna forman parte del largo etcétera de dependencias y dotaciones con las que cuentan las instalaciones sportinguistas.

    Mareo no se queda sólo en el rodar del balón, es también un lugar diseñado para acoger las concentraciones del primer equipo. Dispone para ello de toda una planta en el edificio deportivo, con un gran salón de estar, equipado con zona de juegos, 14 habitaciones dobles, cocina y comedor.

    En el edificio deportivo se sitúan también oficinas específicas, almacén de ropa deportiva, lavandería y un aula. Todo un mundo…, un lugar de culto al fútbol y a la formación de jóvenes futbolistas. Una universidad balompédica de la que han salido ya un gran número de licenciados que han tenido la oportunidad de doctorarse con la camiseta de la selección española en mundiales, eurocopas y juegos olímpicos.

    Respetuoso con su entorno rural, la cafetería se levanta de madera. Se trata de un edificio cuadrangular, que destaca por su funcionalidad. Hay también una pequeña boutique, como complemento de la que el club tiene en la zona comercial de la ciudad.

    Pero Mareo es algo más que una apariencia física. Su primer objetivo es proporcionar una formación deportiva y humana a jóvenes que reúnan condiciones adecuadas para la práctica del fútbol. Pero la enseñanza que se imparte no se limita exclusivamente al condicionamiento físico y técnico. La Escuela de Mareo pretende dar también una formación humana, de modo que los jóvenes sepan enfrentarse a la vida con la misma alegría y responsabilidad con la que afrontan la competición deportiva.

    alt text

    PLANTILLA 2016-2017

    Cuerpo Técnico

    Entrenador: Abelardo Fernández
    2º Entrenador: Iñaki Tejada
    Entrenador de porteros: Isidro Fernández
    Preparador Físico: Gerardo Ruiz
    Analista: Marco Canal

    Jugadores

    Porteros
    Cuéllar
    Diego Mariño

    Defensas
    Jorge Meré
    Lora
    Canella
    Vranjes
    Lillo
    Amorebieta
    Julio
    Juan
    Douglas

    Medios
    Sergio Álvarez
    Nacho Cases
    Isma López
    Rachid
    Pablo Pérez
    Víctor
    Moi
    Pedro Díaz
    Álvaro Bustos
    Juan Mera
    Jaime Santos

    Delanteros
    Carlos Castro
    Carmona
    Dani Ndi
    Burgui
    Pablo Fernández
    Duje Čop

    Auxiliares
    Delegado: Mario Cotelo
    Jefe de Prensa: José Luis Rubiera
    Jefe Servicios Médicos: Antonio Maestro
    Médico: Gonzalo Revuelta
    Médico: Juan Cachero
    Masajista: Diego Lobelle
    ATS: Juan Maribona
    Fisioterapeuta: Pablo del Fueyo
    Fisioterapeuta: César Castaño
    Utillero: Jorge Luis García

    ** Descansa en paz míster**

    alt text

    alt text
    alt text

    alt text
    alt text
    alt text
    alt text

    alt text

    alt text
    alt text

    alt text

    alt text

    alt text

    alt text

    alt text
    alt text
    alt text
    alt text
    [YOUTUBE]IuY1mVwtjHk[/YOUTUBE]
    [YOUTUBE]Y9xs-E4oWlg[/YOUTUBE]

    alt text

    https://twitter.com/#!/rsg_oficial @rsg_oficial

    https://twitter.com/#!/canalrojiblanco @canalrojiblanco
    https://twitter.com/#!/siempresporting @siempresporting
    https://twitter.com/#!/sporting1905 @sporting1905
    https://twitter.com/#!/sporting_blog @sporting_blog
    https://twitter.com/#!/canalsporting @canalsporting
    https://twitter.com/#!/sporting_gijon @sporting_gijon
    https://twitter.com/#!/juanggancedo @juanggancedo
    https://twitter.com/#!/manfredoalvarez @manfredoalvarez https://twitter.com/#!/davidgonzalezzz @davidgonzalezzz

    http://i58.tinypic.com/2a9a45d.png

    Mencion especial a Carrio que se pego esta currada en otro foro, asi que desde aqui las gracias. Nombrado socio honorifico de la peña

    001 - Carrio
    00- legolas



  • 1

    Su puta madre tengo que editarlo todo :facepalm:



  • 2

    Te subpoleo el fail




Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.