Comentemos amistosamente este artículo de El País.


  • 0

    Más del 90% de los llamados “animalistas” no ha visto nunca una corrida de toros. Tampoco los nazis habían leído los libros que lanzaban a la hoguera. Y era más que improbable que las brujas que quemaban los inquisidores fueran propietarias de flipantes escobas voladoras. Por eso se puede afirmar que una de las características de los individuos sectarios es su agresividad y otra su desconocimiento.

    Una persona que no haya visto torear a la verónica a Morante de la Puebla no entenderá jamás por qué los aficionados a las corridas de toros hablamos del Arte del Toreo. Y lo más probable es que un animalista del común ignore que Adolf Hitler y su lugarteniente Himmler publicaron las primeras leyes animalistas del continente europeo. Ambos, siguiendo la inspiración de locuelos posdarwinistas como Davenport o Madison Grant, creyeron a pies juntillas en la igualdad de animales y personas, que es el primer paso para tratar a las personas como animales.

    Hitler, cuando termino de leer La Caída de la Gran Raza, de Madison Grant, dijo: “Este libro es mi Biblia”. Y en un rapto de sinceridad animalista le confesó a uno de sus ayudantes favoritos, el arquitecto Albert Speer, que su perra “merecía vivir mucho más que la mayoría de sus partidarios, e incluso que el propio pueblo alemán”. Tenía más derecho a vivir, vamos.

    ¡Ah! Serio asunto este del derecho de los animales. Por ejemplo, ¿una gamba o una mosca son sujetos de derecho? ¿Y un centollo? ¿Solo tienen derecho al Derecho los favoritos de la secta animalista? Uno, para salir de dudas, acude a la inteligencia de Fernando Savater. Y el maestro nos aclara en su libro Tauroética que “la inocencia y la culpabilidad están ligadas a la conducta interesada, no meramente a la instintiva. Es pueril decir que los animales son 'inocentes' puesto que no pueden ser 'culpables': solo los imbéciles o los pedagogos edificantes que envidian la pureza del comportamiento animal —es decir: que añoran el Jardín del Edén antes del pecado original, y, por tanto, del comienzo de la libertad humana— olvidan esta verdad elemental”.

    Pero aquí se trata de buscar culpables para encender de nuevo las hogueras inquisitoriales. Por eso, la conexión nazistoide encuentra también enchufes de alto voltaje en nuestros días. Véanse las opiniones de Peter Singer, autor de Liberación Animal, con participación prohibida en actos culturales en las universidades alemanas por sus teorías filonazis, considerado como padre del animalismo contemporáneo y que señala, siguiendo la estela de Davenport y Grant, a los culpables del maltrato animal en el capítulo 4º de Liberación Animal: los responsables históricos del maltrato animal, son “los judíos, los cristianos, Grecia, Roma, la cultura occidental”. Ahí están identificados, por fin, los monstruos: a orillas del Mediterráneo. Y, encarriladas las argumentaciones en la dirección necesaria: ¿hay dudas de que las corridas de toros son el espectáculo diabólico por excelencia? Ninguna duda. Cosas propias de españoles son las corridas, sí, abandonados a las malas tendencias de sus genes hispánicos, tan distintos de otros como, por ejemplo, “el gen Carolingio de los catalanes”, según aclaró en su día el líder de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, genetista al por mayor en sus ratos libres.

    Hoy, los intereses de las multinacionales del espectáculo, de la alimentación, de los accesorios para las llamadas mascotas, lideran un negocio mundial que mueve más de 20.000 millones de dolares al año. A su servicio, una potente penetración cultural centroeuropea, germánica y anglosajona, ha colapsado la conciencia analítica y crítica de muchos ciudadanos del Sur de Europa. Transformándolos en adolescentes emocionales y haciendo del animalismo uno de los abalorios sentimentales que movilizan con más éxito el histerismo colectivo.

    Las plazas de toros se convierten en espacios para la especulación urbanística (caso de la de Barcelona) mientras el espectáculo taurino, pura creación popular, revolucionario, dramático, veraz, de fusión entre música, ballet, plástica, ética y estética, se ve acosado sin que la izquierda española mueva un dedo en su favor. Una izquierda que desconoce el origen de la fiesta taurina como victoria popular de los mozos que auxiliaban a los aristócratas en su deporte de alancear toros desde sus caballos. Ellos, los mozos del pueblo, desarrollaron frente al toro estrategias creativas que entusiasmaron a los públicos. Y rompieron las normas que encorsetaban a las clases populares, utilizando el oro, la plata, y la seda, en sus vestimentas, materiales prohibidos al pueblo llano, además, por ejemplo, de hacer el paseíllo sin destocarse aunque el Rey estuviera presente en la plaza.

    ¡Ojalá la muerte de Victor Barrio sirva para iluminar el mérito extraordinario de quienes, como los toreros, arriesgan su vida para levantar esculturas efímeras frente al toro, y apuestas radicales sobre el doble valor, humano y humanista, de la existencia…!

    http://cultura.elpais.com/cultura/2016/07/19/actualidad/1468914161_368417.html?id_externo_rsoc=FB_CC


    Sinceramente solo he leído los primeros 2 párrafos y ya me ha dado un derrame cerebral. ¿Qué opináis de esto?



  • 1

    Pues que está escrito por un pedazo de subnormal :facepalm:

    Menos mal que poco a poco se les van cercando, de momento creo que ayer se quitaron todas las ayudas europeas al toreo, ahora hay que luchar por quitarle también las ayudas del estado español y de otros estados (si las hay) para la tauromaquia y poco a poco luchar por su prohibición



  • 2

    @Yung-Beef dijo:

    Pues que está escrito por un pedazo de subnormal :facepalm:
    Menos mal que poco a poco se les van cercando, de momento creo que ayer se quitaron todas las ayudas europeas al toreo, ahora hay que luchar por quitarle también las ayudas del estado español y de otros estados (si las hay) para la tauromaquia y poco a poco luchar por su prohibición

    o que los toreen sin matarlos :nusenuse:



  • 3

    Pobres ateos, que nunca han visto a Dios. Basémonos en su desconocimiento para juzgar su creencia la cual no comparto y por consecuente es estúpida.
    Mira macho, sinceramente. Soy de PACMA e incluso estas elecciones he sido representante de este partido como apoderada y hay algo que me toca MUCHO los cojones.

    ESTAMOS EN EL JODIDO SIGLO XXI, LOS HIJOS DE PUTA QUE SE DEDICAN A MANIPULAR LA PRENSA PARA LLEVARSE A LA GENTE AL HUERTO PERO QUE SON RETRASADOS Y NO TIENEN NI LA MAS PUTA IDEA DE ARGUMENTAR SU IDEA PORQUE ES RETROGRADA PARA LA SOCIEDAD ACTUAL TE VAN A METER A HITLER PUM AHI EN MEDIO OH PORQUE HITLER FUE MUY MALO Y ERA ANIMALISTA ENTONCES LOS ANIMALISTAS SON MALOS JODER
    ESO ES UNA PUTA FALACIA AD NOMINE ES QUE ME CAGO EN LA PUTA

    Igual es que como ser humano sé reconocer el sufrimiento y la empatía me impide disfrutar de un espectáculo donde matan a sangre fría a un animal, y por Dios que no me digan que lo han criado para eso porque eso solo lo hace más retrógrado joder, que estamos hablando de criar a un animal para asesinarlo delante de una plaza de gente que lleva cuarenta mil millones de años de evolución para dar palmadas como focas amaestradas a un pseudoartista que con ayuda de docenas de personas más matan a un animal de una tonelada (COBARDES).

    Tengo que calmarme.



  • 4

    @Pixel dijo:

    o que los toreen sin matarlos :nusenuse:

    La muerte es el final de la tortura, ¿y qué hay del estrés, el dolor, las heridas y todo lo que sufre el animal hasta el momento de su muerte? Torturar a un animal por el mero hecho del entretenimiento y espectáculo es una barbarie nauseabunda, haya muerte o no.



  • 5

    @ZurdoFTW ultra fascismo toreril, alegando datos sin fundamento con los cuales intenta focalizar una ira de la cual le hace culpable de una parte del dolor al se que se le somete al toro.



  • 6

    Lo importante es que no se quiten las ayudas a los yonkis. Son "enfermos" y tal...



  • 7

    @Tercer-Pereza dijo:

    Lo importante es que no se quiten las ayudas a los yonkis. Son "enfermos" y tal...

    -"Hablemos de toros"
    -Si, eso, ¿y los yonkis que?



  • 8

    @ZurdoFTW dijo:

    -"Hablemos de toros"
    -Si, eso, ¿y los yonkis que?

    Me refiero a que no son las únicas ayudas estériles que hay en la sociedad lo que pasa es que no interesa, no interesa...



  • 9

    @Tercer-Pereza dijo:

    Me refiero a que no son las únicas ayudas estériles que hay en la sociedad lo que pasa es que no interesa, no interesa...

    Aquí hemos venido a hablar de toros, no de drogadictos, que de eso también hay un puñado en el mundo del toreo.

    Si no vas a decir nada coherente con el tema que pongo mejor no digas nada.



  • 10

    @Pixel dijo:

    o que los toreen sin matarlos :nusenuse:

    Bueh, en mi pueblo torean sin matar al toro ni golpearlo ni nada y lo animalistas siguen viniendo a reivindicar. El problema no son los toros, el problema es que la gente necesita reivindicar algo para sentirse mejor persona.



  • 11

    @ZurdoFTW dijo:

    Aquí hemos venido a hablar de toros, no de drogadictos, que de eso también hay un puñado en el mundo del toreo.
    Si no vas a decir nada coherente con el tema que pongo mejor no digas nada.

    Pero que esperas del más retrasado del foro? Putada que haya vuelto, me habia hecho ilusiones



  • 12

    Creo que el autor del artículo ha argumentado y lo veo correcto.
    Aunque también entiendo perfectamente a los que no les gusta el toreo y sufren por el toro.
    No así a los que se alegran por la muerte de un ser humano, que suelen ser esos seres tan sensibles cuando se muere un bicho



  • 13

    creo que aquí poca gente puede hablar ya que ninguno a visto torear a José Tomás.



  • 14

    @ZurdoFTW dijo:

    La muerte es el final de la tortura, ¿y qué hay del estrés, el dolor, las heridas y todo lo que sufre el animal hasta el momento de su muerte? Torturar a un animal por el mero hecho del entretenimiento y espectáculo es una barbarie nauseabunda, haya muerte o no.

    Tampoco hace falta clavarle espadas para torearlo :nusenuse:
    De hecho, que los alimenten siempre bien, que entren en la plaza bien hidratados y preparados para luchar, y que los valientes artistas los toreen entonces, sin espadas ni lanzas ni caballos con armadura, hombre/mujer contra animal. Caperuzo rojo contra asta.
    Quizá entonces me animaba a verlo, en serio :nusenuse:



  • 15

    @dehm dijo:

    Creo que el autor del artículo ha argumentado y lo veo correcto.
    Aunque también entiendo perfectamente a los que no les gusta el toreo y sufren por el toro.
    No así a los que se alegran por la muerte de un ser humano, que suelen ser esos seres tan sensibles cuando se muere un bicho

    Creo que no has mirado bien la definición de "argumento".
    http://dle.rae.es/?id=3YKtkpX
    Ves, no incluye decir gilipolleces sin sentido de forma que parezca que te interesa llegar a la verdad en lugar de defender tus prejuicios a toda costa.



  • 16

    @SgtBurden dijo:

    Tampoco hace falta clavarle espadas para torearlo :nusenuse:
    De hecho, que los alimenten siempre bien, que entren en la plaza bien hidratados y preparados para luchar, y que los valientes artistas los toreen entonces, sin espadas ni lanzas ni caballos con armadura, hombre/mujer contra animal. Caperuzo rojo contra asta.
    Quizá entonces me animaba a verlo, en serio :nusenuse:

    Pues si, que ambos esten bien hidratados y alimentados, ambos con las mismas ventajas, hombre vs animal, asi de facil. Me gusta. Sin matar al toro.



  • 17

    Ser animalista es una moda de mierda, dentro de un tiempo sera otra cosa...



  • 18

    Me lo he leido casi todo. El Pais me ha sorprendido gratamente, pues creia que solo el ABC de dedicaba a poner gilipolleces de este calibre.



  • 19

    @Cianuro dijo:

    Me lo he leido casi todo. El Pais me ha sorprendido gratamente, pues creia que solo el ABC de dedicaba a poner gilipolleces de este calibre.

    Un artículo de opinión digno de La Razón.




Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.