TIMO ?¿AHORRAR COMBUSTIBLE CON IMANES????


  • 0

    pUES QUE NAVEGANDO OCIOSO ME ENCUENTRO ESTO
    COMO AHORRAR GASOLINA Y $ EN UN AUTO CON IMANES – 04:23
    — Mario Castillo

    LA CUESTION ES
    1 es un timo
    2 funciona

    que os parecE?

    • timo

    • funciona?

    Ahorradores magnéticos de combustible
    ¿AHORRO VERDADERO O ESTAFA DESCARADA?

    Algunos comerciantes nos prometen que instalando un dispositivo en el automóvil conseguiremos un ahorro considerable de combustible y mejoraremos las prestaciones del vehículo.

    Muchas personas no pueden ir a ningún lado si no es en su automóvil, incluso algunos lo utilizamos para recorrer trayectos cortos. Sin embargo, los precios actuales de la gasolina y las emisiones crecientes de gases de efecto invernadero hacen que lo pensemos dos veces antes de sacar el coche del garaje. Hay un montón de empresas aseguran que si compramos uno de sus milagrosos productos y los instalamos en el coche podremos ahorrar combustible y proteger el medioambiente.

    Desde la invención del automóvil han aparecido los aparatos que prometen mejorar el rendimiento de combustible y el kilometraje. Las subas en los precios de los combustibles han hecho que cada vez más personas busquen este tipo de soluciones alternativas. Tal es el caso de un lector del blog que, ante la duda, nos consultó si le convenía adquirir o no uno de estos ahorradores. Veamos de qué se trata…

    Qué dice el vendedor
    El dispositivo en cuestión se llama Fuel Optimiser y es distribuido por la empresa Econoplus. Entre las muchas cualidades del producto, la página web del vendedor destaca:

    Es un producto ecológico que reduce la contaminación ambiental, optimizando en forma considerable el consumo de su vehículo.
    Fácil de instalar.
    Se instala en la manguera de combustible lo más próximo del carburador o inyector de su motor.
    Es adaptable a todos los combustibles incluyendo motores Diesel ,GNC o GLP. Ahorros de más del 20%.
    Nos aseguran que cualquiera puede instalar el dispositivo, acoplando las dos mitades que lo componen sobre la línea de entrada de combustible con ayuda de un precinto plástico (incluido en el kit), tal como se ve en las imágenes. Una vez hecho esto ya estamos listos para empezar a ahorrar dinero. Pero, ¿acaso la gente de Econoplus conoce algo que miles de físicos e ingenieros desconocen? ¿Qué clase de aparato podría lograr semejantes beneficios?

    Imanes
    La respuesta que nos dan es… imanes. Nos prometen que un par imanes “especiales” colocados en la línea de ingreso del combustible son capaces de producir los formidables beneficios citados. ¿Y qué tienen que ver los imanes con la gasolina? ¿Cómo se supone que funciona (si es que realmente lo hace)? Pues, según las explicaciones del fabricante:
    “Cuando los hidrocarburos que conforman el combustible atraviesan un campo magnético cambian su orientación de magnetización, en dirección opuesta al campo magnético externo y reducen considerablemente las fuerzas de atracción intermolecular”… el carbono y el oxígeno tienen carga magnética opuesta, por lo que se ve facilitada la unión de los mismos con una mejor y más completa combustión”.
    Pero, ¿puede un par de simples y corrientes imanes que cualquier niño ha usado en sus proyectos de ciencia ayudarnos a ahorrar combustible? De acuerdo a los vendedores, no se trata de simples imanes, se trata de:
    "un par de imanes especiales de Neodymium –porque neodimio suena menos profesional– generan en las moléculas de hidrocarburo una frecuencia de resonancia determinada”.

    ¿Cómo es posible que las automotrices no estén al tanto de esto? ¿Estarán complotadas con las compañías petroleras? ¿Es posible que los fabricantes de automóviles hayan pasado por alto o hayan evitado incluir deliberadamente algo tan simple en sus coches que le darían una ventaja enorme en el mercado?

    La realidad
    Lo cierto es que ésta no es la primera empresa que vende dispositivos magnéticos que dicen ahorrar combustible, mejorar el rendimiento del coche, reducir el desgaste del motor y emitir menos gases contaminantes y la mar en coche. Basta googlear ahorrador de combustible y ver la cantidad de resultados.

    El desconocimiento general en materias de ciencias básicas lleva a algunos a creer que nadie entiende cómo funciona el magnetismo. Así, los imanes pasan a ser una especie de fuente de algún tipo de fuerza mística desconocida que sirve para todo: curar problemas de salud, mejorar en el deporte, atraer al ser amado, crear un móvil perpetuo y, ¿por qué no?, ahorrar gasolina.

    La primera bandera roja se agita cuando nos dicen que algo funciona muy bien en cualquier escenario posible. Empezamos a dudar, como con cualquier otro tipo de oferta “milagrosa”, cuando aducen que su dispositivo sirve para todas las condiciones posibles: que funciona con automóviles a inyección electrónica o con carburador; que funciona con gasolina, con diesel o con gas natural; que funciona en automóviles pequeños y motos o en grandes camiones y máquinas pesadas. Si nos prometen que algo funciona igual de bien en todas las circunstancias, lo más probable es que no funcione en ninguna de ellas.

    Analizando las explicaciones que dan en varias páginas sobre el funcionamiento de varios de estos artilugios, llegamos a la conclusión que son todas un disparate. Las razones:
    Uno de los principios de funcionamiento que alegan es que cuando el combustible atraviesa el campo magnético del imán, rompe las uniones entre las moléculas del mismo y hace que se queme de manera más eficiente. El problema es que las moléculas de la gasolina no son magnéticas en absoluto, por lo tanto no pueden alinearse en presencia de un campo magnético externo.
    Descartada la primera pseudo-explicación, nos encontramos con otra, que invocan en algunos sitios: que el campo magnético del dispositivo ahorrador de combustible (alias “el imán”) ejerce una fuerza de Lorentz F=qv×B sobre las partículas cargadas q del combustible que está fluyendo a la velocidad v, lo cual separa las moléculas haciendo que el combustible se queme de forma completa. El inconveniente es que los carburantes son apolares, por lo que tal separación u otros efectos magnéticos no son posibles.
    Un tercer intento por explicar el funcionamiento dice que los imanes generan en las moléculas de hidrocarburo una frecuencia de resonancia determinada. Pero, no aclaran cómo el campo magnético estacionario del imán (que no varía con el tiempo) podría ser capaz de hacer oscilar a las moléculas del combustible a una determinada frecuencia de resonancia. Tampoco aclaran cuál es esa frecuencia, y ni siquiera tienen en cuenta que la hipotética frecuencia de resonancia no podría ser la misma para todos los tipos de combustibles.
    Para empeorar el panorama aún más, si línea de ingreso de combustible es de acero las líneas de flujo magnético no van a atravesar el tubo, por lo que el combustible nunca estará en presencia de ningún campo magnético.
    Pero… ¿Y si tal vez las explicación son incorrecta y aún así el dispositivo sí hace lo que afirman? Después de todo, hay testimonios de personas que lo utilizaron y creen que les ayudó a ahorrar combustible. ¿Y si el inventor de algunos de estos productos topó con algún principio físico hasta ahora desconocido? Para zanjar la discusión habría que verificar, de forma controlada, si la presencia de un imán en la entrada de combustible produce algún tipo de ahorro de combustible y mejora en las emisiones del escape. En caso afirmativo, estaremos ante algún fenómeno aún desconocido que se debería investigar. En caso negativo, el ahorrador magnético será un caso más de fraude.

    Ensayos
    Mythbusters
    En el episodio 53 de la serie Los Cazadores de Mitos se hace mención al supuesto plan oculto de las compañías petroleras y la industria del automóvil para fabricar coches con bajo rendimiento, con el objeto de aumentar sus ganancias y repartirse la diferencia. En ese capítulo, pusieron a prueba algunas de las supuestas formas de vencer el aparente complot que se comercializan en diversos sitios de internet, y que prometen una espectacular mejora en la eficiencia y el consiguiente ahorro de combustible. Entre las propuestas analizadas estaba la de dispositivo magnético de ahorro de combustible que, según dicen allí, funcionan según los “principios de la hidrodinámica”, alineando las moléculas de combustible para hacer un uso más eficiente del mismo. Las pruebas fueron un fracaso. En un auto con carburador y sin el dispositivo instalado el rendimiento fue de 17 millas por galón (mpg), a velocidad de 35 millas por hora (mph) y 25mpg andando a 55mph. Con los imanes ahorradores obtuvieron exactamente los mismos resultados. En otro auto con inyección electrónica y sin el dispositivo instalado, el rendimiento fue de 19mpg a 35mph y de 27mpg andando a 55mph. Mientras que, con los imanes obtuvieron 18mpg a 35mph y 26mpg a 55mph.

    EPA
    En el sitio de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) se pueden leer los informes de los diferentes dispositivos “ahorradores de combustible” (magnéticos y de otro tipo) y las conclusiones a las que han llegado los técnicos. Por ejemplo, en la evaluación del “ahorrador” magnético Super-Mag Fuel Extender (de características muy similares al dispositivo mostrado en el artículo de marras) no encontraron efecto significativo en las emisiones contaminantes ni en el consumo de combustible en las distintas pruebas que llevaron a cabo.

    Tanto la EPA, como la Comisión Federal de Comercio (FTC) de los Estados Unidos han emitido reportes alertando a los consumidores (1, 2) para no ser engañados con estos falsos “ahorradores” y advierten sobre este tipo de dispositivos:
    Existen publicidades de dispositivos que dicen calentar, magnetizar, ionizar, irradiar o añadir metales a la línea de combustible de su vehículo para lograr un ahorro significativo de combustible de su vehículo y reducir las emisiones del escape. Las pruebas hechas por la EPA y los análisis de ingeniería de este tipo de dispositivos, a la fecha, no han demostrado ningún efecto sustancial sobre la economía del combustible o en la emisión de gases.
    En octubre de 2004, la FTC presentó una demanda en la Corte de Distrito de Estados Unidos, contra los vendedores de los productos “ahorradores” de combustible Fuel MAX y Super FuelMax y los distribuidores que trabajan con ellos, alegando que estaban haciendo declaraciones engañosas. Los operadores del sitio web y sus afiliados -spammers que impulsaron el tráfico a su sitio- hacían afirmaciones del tipo:
    -Aumenta el kilometraje en un más del 27%, ayudando a quemar mejor el combustible. Reduce las emisiones en un 43%. Suaviza el motor.
    -¡Se amortiza RÁPIDO!
    -Da un 10% extra de caballos de fuerza.
    -Según el tamaño ahorra hasta $20 por tanque.
    La FTC arguyó que el “ahorrador” de combustible magnético no ahorra combustible, no aumenta el kilometraje y no reduce las emisiones. La agencia dijo que proporcionar material promocional con declaraciones falsas, viola la Ley de la FTC y que les pueden caber multas superiores a los 300.000 dólares.

    A mí me funcionó
    Los anunciantes pueden ofrecer testimonios muy convincentes de clientes satisfechos. Pero, pocas personas tienen la capacidad o el equipamiento adecuado para probar y medir las variaciones precisas en el consumo y de las emisiones después de instalar un producto que pretende ahorrar gasolina. Muchas variables afectan el consumo de combustible, incluido el tráfico, las condiciones meteorológicas y el estado del vehículo. Los testimonios no son una buena forma de comunicar resultados si no están acompañados de los datos que los sustenten. Siendo que toda la evidencia indica que el supuesto “ahorrador” es una estafa, ¿cómo es posible que haya personas que afirmen que sí les funciona? ¿Nos estarán tratando de engañar? Puede ser. Pero, también es posible que, honestamente, crean que el aparato es el responsable de alguna mejora del rendimiento, cuando en realidad no es así.

    En primer lugar, es muy difícil decir si realmente se dio esa mejora, al estar comparando dos situaciones que no son idénticas ni controladas. Si comparamos dos trayectos iguales, pero uno se hizo con el aire acondicionado encendido y el otro no, el segundo acusará menor consumo. Lo mismo, si se hacen a distintas velocidades, si se lleva distinta carga en cada viaje, o si se hace con las ventanillas bajas o en un día de mucho viento.

    Lisa: Siguiendo tu lógica, yo podría decir que esta piedra mantiene alejados a los tigres.
    Homero: ¿Y cómo funciona?
    Lisa: No funciona... Pero yo no veo ningún tigre por los alrededores, ¿y tú?
    Homero: Lisa, ¡quiero comprarte esa piedra!
    Luego, hay que saber que hay modificaciones muy simples que permiten ahorrar combustible. Por ejemplo, manteniendo la presión correcta, e incluso sobreinflando un poco los neumáticos, se puede lograr una mejora en la eficiencia del combustible cercana al 10%. También se mejora el rendimiento cambiando periódicamente el filtro de aire y manteniendo a punto el motor. Cualquiera de esas pequeñas modificaciones –que son casi de rutina– puede ser la responsable del ahorro de combustible que creen haber observado estas personas.

    Los seres humanos siempre estamos queriendo relacionar dos eventos de forma causal. Aquel que gastó su dinero en comprar un “ahorrador” mágico y notó un menor consumo, automáticamente va a adjudicarle a éste la mejora, en vez de ponerse a pensar si el hecho de haber inflado los neumáticos o de haber ajustado los inyecotres habrá tenido algo ver en el asunto (cayendo así en la falacia Cum hoc ergo propter hoc).

    Cómo ahorrar combustible... y sin magia de por medio
    ¿Qué podemos hacer para consumir menos combustible y reducir las emisiones contaminantes?

    • Evitar el ralentí. El motor desperdicia combustible y produce contaminación innecesaria. Apagar el motor mientras espera en atascos de tráfico o mientras se realiza alguna transacción. Los coches modernos no se benefician del ralentí para calentarse en climas fríos.
    • Comprobar la presión de los neumáticos con regularidad. Mantener los neumáticos inflados a la presión recomendada.
    • Conducir con cuidado y observar los límites de velocidad. La conducción rápida o agresiva (aceleración rápida y frenada brusca) puede aumentar significativamente el consumo de combustible. El control de crucero es una buena forma de regular la velocidades en autopistas.
    • Realizar un mantenimiento regular del vehículo. Seguir el programa de mantenimiento recomendado por el fabricante.
    • Planear los viajes. Hacer todas las diligencias necesarias de una sola vez. El motor es más eficiente cuando se calienta, por lo cual, es mejor un solo viaje largo que muchos viajes cortos. Compartir el viaje cuando es posible.
    • Reducir al mínimo el peso del vehículo y maximizar la aerodinámica. Tener en cuenta que al guardar objetos pesados dentro del coche o al remolcarlos se consume más combustible. Colocar objetos grande en el portaequipajes superior del coche aumenta el área de contacto con el aire lo cual empeora el rendimiento.

    Conclusiones
    Los vendedores de “ahorradores” magnéticos aseguran que éstos separan las moléculas del combustible para que se queme más eficientemente. Hasta ahora, lo único que han logrado separar es a los incautos de su dinero.

    Las diversas “teorías” de funcionamiento que proponen son un despropósito y no resisten el más mínimo análisis.

    Los ensayos realizados a varios de estos dispositivos no muestran ninguna mejora en rendimiento del motor, consumo de combustible, kilometraje o en las emisiones. Agencias como la FTC y la EPA han tildado estos dispositivos como “fraude” y han iniciado acciones legales a quienes los venden y promueven.

    Se puede lograr un ahorro significativo de combustible siguiendo una serie de consejos sencillos, como comprobar la presión de los neumáticos o evitando las aceleraciones y frenadas bruscas.

    casado de (http://mitosytimos.blogspot.com.es/2015/01/ahorradores-magneticos-de-combustible_10.html)



  • 1

    autopole



  • 2

    Timo no es, pero algo tiene que hacer mal, a lo mejor te jode algo



  • 3

    @Skeff-Anselmo lo que pasa es que si o si la gasolina va ser quemada,con lo cual los imanes no veo que tiene que influir para que los electrones o protones o lo que sea se alineen , no veo explicacion



  • 4

    @lenypower dijo:

    @Skeff-Anselmo lo que pasa es que si o si la gasolina va ser quemada,con lo cual los imanes no veo que tiene que influir para que los electrones o protones o lo que sea se alineen , no veo explicacion

    :roto2nuse:



  • 5

    poner el video con una sonrisa aunque sea para darle el beneficio de la duda. darle al play y escuchar a un panchito , a tomar por culo el video :qmeparto:



  • 6

    @Zitcher dijo:

    poner el video con una sonrisa aunque sea para darle el beneficio de la duda. darle al play y escuchar a un panchito , a tomar por culo el video :qmeparto:

    :qmeparto: :qmeparto:



  • 7

    @Zitcher piensa que el pobre hombre se ha matado a hacer el tuto jajaja
    dale 2 minutos almenos compadre wey



  • 8

    No puedo ver el video desde el trabajo, a ver si luego en casa lo puedo mirar, pero vaya suena un poco a troll science no?




Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.