Articulo interesante para comprender lo incomprensible.


  • 0

    Cuáles son las diferencias entre sunitas y chiitas, el trasfondo del conflicto entre Arabia Saudita e Irán - BBC Mundo

    Es la gran división del mundo musulmán: sunitas y chiitas, hoy en día particularmente evidenciada por las actuales tensiones entre Arabia Saudita e Irán.

    La ejecución el sábado de un clérigo chiita por parte de Arabia Saudita, donde gobiernan los sunitas, provocó la ira de Teherán y la quema de la embajada saudí en esa ciudad.

    Y Riad –que también había ordenado la ejecución de numerosos sunitas acusados de terrorismo– respondió rompiendo relaciones diplomáticas con los iraníes, en la que es la peor crisis entre ambas naciones en más de 30 años y un claro recordatorio de lo complejo de las relaciones entre los dos principales representantes de esas dos ramas del Islam.

    La división se remonta al año 632 y la muerte del profeta Mahoma, que derivó en una pugna por el derecho a liderar a los musulmanes que, en cierta forma, continua hasta el día de hoy.

    Y es que si bien ambas ramas han coexistido por siglos, compartiendo muchas creencias y prácticas, sunitas y chiitas mantienen importantes diferencias en materia de doctrina, rituales, leyes, teologías y organización

    Sus respectivos líderes también acostumbran competir por influencia.

    Y de Siria a Líbano, pasando por Irak y Pakistán, muchos conflictos recientes han enfatizado o incluso agravado esta división, rompiendo comunidades enteras.

    BBC Mundo te explica en qué consisten estas dos ramas del Islam y sus principales diferencias.
    ¿Quiénes son los sunitas?

    Los sunitas son mayoría entre los musulmanes –se estima que entre el 86% y el 90% pertenecen a esta corriente– y se ven a ellos mismos como la rama más tradicional y ortodoxa del Islam.

    De hecho, el nombre de suní, o sunita, proviene de la expresión "Ahl al-Sunna": la gente de la tradición.

    En este caso, la tradición hace referencia a prácticas derivadas de las acciones del profeta Mahoma y sus allegados.

    Así, los sunitas veneran a todos los profetas mencionados en el Corán, pero particularmente a Mahoma, quien es considerado el profeta definitivo.

    Y los subsecuentes líderes musulmanes son vistos como figuras temporales.

    Por lo demás, en contraste con los chiitas, los maestros y líderes religiosos sunitas han sido históricamente controlados por el estado.

    Y la tradición sunita, que tiene su máxima expresión en Arabia Saudita, también propugna un sistema legal islámico claramente codificado, así como la pertenencia a una de cuatro escuelas legales.
    ¿Quiénes son los chiitas?

    Los chiitas iniciaron como una facción política: literalmente "Shiat Ali" o el partido de Ali.

    El Ali en cuestión era el yerno del profeta Mahoma y los chiitas reclaman su derecho, y el de sus descendientes, a liderar a los musulmanes.

    Ali murió asesinado como resultado de las intrigas, violencia y guerras civiles que marcaron su califato. Y a sus hijos, Hassan y Hussein, se les negó lo que ellos consideraban su derecho legítimo de sucederlo.

    Se cree que Hassan fue envenenado por Muawiyah, el primer califa –es decir, líder de los musulmanes– de la dinastía Umayyad, mientras que su hermano Hussein murió, junto a varios miembros de su familia, en el campo de batalla.

    Estos eventos están detrás del concepto chiita de martirio y de sus rituales de duelo y la fe chiita también se caracteriza por un distintivo elemento mesiánico.

    Y los chiitas también cuentan con una jerarquía de clérigos que practican una interpretación abierta y constante de los textos islámicos.

    Se estima que los chiitas actualmente suman entre 120 a 170 millones de fieles, aproximadamente una décima parte de todos los musulmanes.

    Son la mayoría de la población en Irán, Irak, Bahréin, Azerbaiyán y, según algunos estimados, Yemen.

    Pero también hay importantes comunidades chiitas en Afganistán, India, Kuwait, Líbano, Pakistán, Qatar, Siria, Turquía, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.
    ¿Qué rol ha jugado esta división en los conflictos políticos?

    En los países gobernados por sunitas, los chiitas por lo general se cuentan entre los más pobres de la sociedad y se ven a sí mismos como víctimas de opresión y discriminación.

    Y algunos extremistas sunitas también han llegado a predicar odio hacia los chiitas.

    La revolución iraní de 1979, por su parte, lanzó una agenda islamista radical de vertiente chiita que vino a retar a los gobiernos sunitas conservadores, particularmente en el Golfo Pérsico.

    Y la política de Teherán de apoyar a partidos y milicias chiitas más allá de sus fronteras fue compensada por los estados del Golfo con más apoyo a gobiernos y movimientos sunitas en el exterior.

    Durante la guerra civil en Líbano, los chiitas adquirieron protagonismo gracias a las actividades militares de Hezbolá.

    Y extremistas sunitas, como los Talibán, han hecho lo propio en Pakistán y Afganistán, donde a menudo atacan los lugares de culto de los chiitas.

    Mientras, los actuales conflictos en Irak y Siria también han adquirido tintes sectarios.

    Muchos jóvenes sunitas se han sumado a los grupos rebeldes que combaten en esos países, muchos de los cuales reproducen la ideología extremista de al-Qaeda. grupo de vertiente sunita.

    Mientras que sus contrapartes chiitas acostumbran pelear en o junto a las fuerzas gubernamentales, aunque tanto Irán como Arabia Saudita han identificado un enemigo común en el autodenominado Estado Islámico.



  • 1

    Tds lcs



  • 2

    Hace tiempo escuché un podcast que hablaban sobre esto, pero no lo terminé, y para mi era complejo enternder las diferencias entre sunii y chii.
    No se si tendrá mucho que ver pero parece un escenario similar al que habia en Europa del siglo XVI - XVII con las guerras entre catolicos y protestantes.

    Arabia puede hacer lo que quiera (o casi todo), mientras sea amiga de EEUU.....



  • 3

    @Aioria_bcn dijo:

    Hace tiempo escuché un podcast que hablaban sobre esto, pero no lo terminé, y para mi era complejo enternder las diferencias entre sunii y chii.
    No se si tendrá mucho que ver pero parece un escenario similar al que habia en Europa del siglo XVI - XVII con las guerras entre catolicos y protestantes.
    Arabia puede hacer lo que quiera (o casi todo), mientras sea amiga de EEUU.....

    Yo escuché hace poco tiempo no se si era en radiomaria xD a un tio que se le veía muy puesto en el tema y explicaba justo esto...

    La explicación del DAESH en relación a esto sería :

    El surgimiento del Estado Islámico en un tercio del territorio de Irak y Siria ha desatado un rompecabezas para sus tambaleantes gobiernos. De hecho, ambos gobiernos no solo afrontan los desafíos que implica combatir militarmente a este grupo de yihadistas sunitas, sino las amenazas que encarna para sus existencias como Estados.

    Además del efecto dominó que pueden desencadenar sus acciones sanguinarias en la estabilidad política del Medio Oriente, una región gobernada por regímenes autocráticos con características comunes: abusos de poder, marginalidad, pobreza y restricciones a las libertades ciudadanas que han originado el levantamiento de nuevos grupos de yihadistas.

    Un grupo extremista como EI se constituye una amenaza para aquellas autocracias, cuyos líderes viven en la opulencia, mientras los pueblos languidecen de hambre. Por eso, las luchas por el poder son sangrientas y bestiales. En Irak busca impedir que el gobierno chiita gobierne zonas del centro y norte dominadas ancestralmente por sunitas. La fortaleza económica y la capacidad militar que ha adquirido para reclutar cerca de 70 mil yihadistas sunitas de la región y de los suburbios del mundo lo ha convertido en un temible peligro para las autocracias árabes y para los intereses estadounidenses y de otras potencias en el Medio Oriente.

    El EI es una organización sunita, la rama más grande del islam en el Medio Oriente, cuyas brutales ejecuciones y sus acciones extremistas han movido el péndulo de la geopolítica internacional hacia el Medio Oriente y el arco del islam, que va desde Somalia hasta Indonesia. El EI no solo tiene en aprietos los maltrechos gobiernos de Irak y Siria, donde controla extensos territorios estratégicos que poseen grandes reservas de petróleo, zonas preponderantes dentro del mapa petrolero mundial, claves para los intereses estratégicos de varias potencias en el Medio Oriente.

    En Irak controla cinco campos petroleros, refinerías y una central hidroeléctrica y de abastecimiento de agua. En Siria domina otros tres grandes pozos petroleros y refinerías, que producen entre 50 mil y 60 mil barriles diarios petróleo, que sacan de contrabando por la frontera con Turquía. El gran dilema para la coalición que ha conformado Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y los países árabes para combatir el IE es cómo convertir en aliados estratégicos ahora a grupos extremistas que en el pasado combatieron. Un conflicto que no es nuevo en la política exterior de las potencias, especialmente Estados Unidos de asociarse con grupos extremistas para combatir a otros, al igual que con países que patrocinan organizaciones fundamentalistas.

    El surgimiento del EI es el resultado de las tensiones políticas que generó la invasión de Estados Unidos a Irak y su desastrosa política que aplicó cuando depuso la dictadura de la minoría sunita de Saddam Hussein y llevó al poder a la mayoría chiita. Estados Unidos, con el derrocamiento de Hussein, buscó reconfigurar los poderes chiitas en la región para blindar sus intereses estratégicos, pero salió trasquilado.

    El derrocamiento de la dictadura sunita que había reprimido durante dos decenios a los chiitas y el ascenso al poder de estos últimos, incrementaron más rivalidades entre esas dos divisiones del islam. Enfrentamientos que han originado el surgimiento de nuevos grupos yihadistas sunitas contra las políticas chiitas, y uno de ellos es el EI.

    Obviamente que los sunitas y chiitas no son núcleos islamistas monolíticos, sino que dentro de ellos existen rivalidades entre sectores radicales y moderados por intereses políticos y económicos propios de las particularidades de cada país. Rivalidades que Estados Unidos y otras potencias manipulan para configurar un mapa político regional de acuerdo con sus intereses económicos y geoestratégicos.

    La guerra en Irak, la primavera árabe y los conflictos en Libia y Siria no solo han generado una profunda inestabilidad política en Medio Oriente, sino que han alimentado un nuevo tipo de conflictos y más grupos yihadistas sunitas con células externas en Estados Unidos y Europa. Células conformadas por jóvenes que, a pesar que haber nacido en aquellos países, son discriminados y excluidos por la xenofobia contra los inmigrantes musulmanes. Muchos de esos jóvenes se sienten identificados con el EI, donde pueden obtener una nueva identidad y ser reconocidos como parte integral de una sociedad incluyente.

    Fuente



  • 4

    No me interesan las ideas de continentes inferiores.



  • 5

    Es un tema complejo y denso, pero han conseguido resumirlo y plasmarlo bastante bien :mola:



  • 6



Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.