Situación embarazosa con compañero de piso


  • 0

    Vivo en un piso compartido con dos personas más. Una es una chica, bajita y rellenita, pelirroja teñida, lleva una apariencia tipo rockera con toques de punk y está trabajando este verano en un tenderete de estos de yogur helado. Mi otro compañero es un chico obeso, mide como 1.70 y cuando no está trabajando (lo hace a media jornada por las tardes) está siempre en su cuarto encerrado con canciones de Justin Bieber y Lana del rey. Su dieta se basa en pizzas del Lidl y doritos de marca blanca. No suele salir mucho pero es un tipo bastante majo aunque algo corto de mente.

    Esta tarde después de ver todas las chorizadas de nuestro querido Partido Popular en mi querido diario de La Sexta he notado que un cuerpo extraño empezaba a crecer bajo mis pantalones de forma veloz con lo cual he procedido a irme al baño a hacerme la típica paja de sobremesa donde después te tiras en el sofá y te quedas mirando el escote de Irene Junquera imaginando como hubiera sido que los chorros de fluido se dirigiesen a sus bellas facciones buco-faciales. Total que andaba yo zurrándome la sardina apuntando al wáter con los pantalones por los tobillos como en aquellos tiempos de adolescente en celo pensando en la presentadora del programa de por la tarde de telecinco aka Emma García. Cuando por fin he conseguido concentrarme imaginando que me estaba pidiendo la leche mientras me lamía los huevos nuestra queridísima actriz patria Celia Blanco me he terminado por eyacular de tal modo que me ha recordado a esas míticas escenas que todos conocemos de la película Scary Movie. De repente he mirado a mí izquierda y me he encontrado a mi compañero de piso mirando ensimismado y he visto como se mordía los labios al ver mi verga dura y con gotitas de semen la punta, no es que la tenga enorme pero tiene un tamaño más que aceptable y la tengo bastante gruesa. Entonces de un empujón he cerrado la puerta, he terminado de limpiar mi miembro con papel higiénico y me he sentado un buen rato a reflexionar con los codos en las rodillas sobre cuan bajo había llegado en la vida y lo humillante que había resultado la escena. Aparte de ahora tener miedo de mi compañero de piso ya que esa mirada de deseo la tendré clavada en mi cerebro durante semanas.

    A la media hora me he pegado una ducha y me he ido directo a mi habitación no sin antes hacerme un sandwich de pechuga de pavo y tomate, coger un plátano y un aquarius, y poner mis testículos al aire frente a un ventilador para favorecer la espermatogénesis. Ahora no sé qué coño voy a hacer cuando lo vea ni como comportarme ya que ha demostrado que veranea en Torremolinos. Y con esta historia quiero que aprendáis a llamar a la puerta antes de entrar a un sitio sino queréis llevaros un susto.



  • 1

    buen paralelo



  • 2

    :elrisas: :elrisas:
    Desde esta tarde esperandolo pero a valido la pena. Mis dies



  • 3



  • 4

    Pues ahora mismo esta canción estoy escuchando:

    Lana Del Rey - Video Games – 04:47
    — LanaDelReyVEVO

    Edit: Mierda, me he liado de hilo. Esto no iba aquí :roto2palm:



  • 5

    @Fitzgerald dijo:

    Pues ahora mismo esta canción estoy escuchando:

    Lana Del Rey - Video Games – 04:47
    — LanaDelReyVEVO

    Edit: Mierda, me he liado de hilo. Esto no iba aquí :roto2palm:

    :aplauso2: :aplauso2: :qmeparto:



  • 6

    Hilo paralelo en foro para... en éxodo.



  • 7

    Tras el primer párrafo dejé de leer. Sí, me creo que tus dos compañeros tienen trabajo :sisi3: :facepalm:



  • 8

    @SgtBurden dijo:

    Tras el primer párrafo dejé de leer. Sí, me creo que tus dos compañeros tienen trabajo :sisi3: :facepalm:

    Pero sí que te has creído que tiene compañeros... qué compis va a tener este pagamuebles.



  • 9

    paralelos



  • 10

    Pero no cuentes mis problemas joder :triste:



  • 11

    Buena paja e historia.



  • 12

    fóllatela eso la confundirá



  • 13



  • 14

    @Yung-Beef dijo:

    Vivo en un piso compartido con dos personas más. Una es una chica, bajita y rellenita, pelirroja teñida, lleva una apariencia tipo rockera con toques de punk y está trabajando este verano en un tenderete de estos de yogur helado. Mi otro compañero es un chico obeso, mide como 1.70 y cuando no está trabajando (lo hace a media jornada por las tardes) está siempre en su cuarto encerrado con canciones de Justin Bieber y Lana del rey. Su dieta se basa en pizzas del Lidl y doritos de marca blanca. No suele salir mucho pero es un tipo bastante majo aunque algo corto de mente.
    Esta tarde después de ver todas las chorizadas de nuestro querido Partido Popular en mi querido diario de La Sexta he notado que un cuerpo extraño empezaba a crecer bajo mis pantalones de forma veloz con lo cual he procedido a irme al baño a hacerme la típica paja de sobremesa donde después te tiras en el sofá y te quedas mirando el escote de Irene Junquera imaginando como hubiera sido que los chorros de fluido se dirigiesen a sus bellas facciones buco-faciales. Total que andaba yo zurrándome la sardina apuntando al wáter con los pantalones por los tobillos como en aquellos tiempos de adolescente en celo pensando en la presentadora del programa de por la tarde de telecinco aka Emma García. Cuando por fin he conseguido concentrarme imaginando que me estaba pidiendo la leche mientras me lamía los huevos nuestra queridísima actriz patria Celia Blanco me he terminado por eyacular de tal modo que me ha recordado a esas míticas escenas que todos conocemos de la película Scary Movie. De repente he mirado a mí izquierda y me he encontrado a mi compañero de piso mirando ensimismado y he visto como se mordía los labios al ver mi verga dura y con gotitas de semen la punta, no es que la tenga enorme pero tiene un tamaño más que aceptable y la tengo bastante gruesa. Entonces de un empujón he cerrado la puerta, he terminado de limpiar mi miembro con papel higiénico y me he sentado un buen rato a reflexionar con los codos en las rodillas sobre cuan bajo había llegado en la vida y lo humillante que había resultado la escena. Aparte de ahora tener miedo de mi compañero de piso ya que esa mirada de deseo la tendré clavada en mi cerebro durante semanas.
    A la media hora me he pegado una ducha y me he ido directo a mi habitación no sin antes hacerme un sandwich de pechuga de pavo y tomate, coger un plátano y un aquarius, y poner mis testículos al aire frente a un ventilador para favorecer la espermatogénesis. Ahora no sé qué coño voy a hacer cuando lo vea ni como comportarme ya que ha demostrado que veranea en Torremolinos. Y con esta historia quiero que aprendáis a llamar a la puerta antes de entrar a un sitio sino queréis llevaros un susto.

    Te iba a dar like por la historia (un 7/10)
    Pero has tenido q mencionar torremolinos...




Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.