[Plataforma] Hostelería: anécdotas y otras historias del gremio


  • 0

    Llevo años trabajando en la hostelería, he sido desde camarero hasta office y ahora soy cocinero (dicen que llego a chef :gaydude: ) y siempre hay anécdotas e historias que contar, tanto buenas como malas, algunas graciosas y otras vergonzosas.

    He creado esta plataforma para que todos los que trabajamos en esta profesión tan castigada y tan dura aportemos alguna de estas historias que suceden en nuestros bares y restaurantes.

    Aquí todos seréis bienvenidos, la única norma no escrita es que haya respeto mutuo y nos limitemos a contar dichas historias y/o comentarlas.

    Y listo, a ver quién rompe el hielo (y se pone unos cubatitas :sisi: ).



  • 1

    Pillo sitio para leer. Yo solo soy un demigrante.



  • 2

    si poneis alguna receta que otraaa (de vez en cuando eh) y asi mejoro mis dotes culinarios :gaydude:



  • 3

    @AnguishedNobody said:

    Pillo sitio para leer. Yo solo soy un demigrante.

    Serás de los primeros en coger número :mola:

    @Pew said:

    si poneis alguna receta que otraaa (de vez en cuando eh) y asi mejoro mis dotes culinarios :gaydude:

    Eso es en otra plataforma :sisi:

    https://exo.do/threads/1308-%C3%8Dndice-de-recetas-cocina-de-todos-para-todos



  • 4

    :mola:



  • 5

    LoL aqui



  • 6

    Vamos a upear esto ;)

    Enviado desde mi LG G3 con Tapatalk.



  • 7

    Upeo! :)

    Enviado desde mi LG G3 con Tapatalk.



  • 8

    Seguimos subiendo el hilo a ver si los compañeros se animan :mola:



  • 9

    ¡Un empujoncito! :zpalomita



  • 10

    Pillo sitio, me gusta escuchar este tipo de historias



  • 11

    :roto2qtemeto:



  • 12

    A ver, que parece que nadie pone nada.

    Mi primer trabajo en la cocina fue nada mas terminar el primer año de escuela, me contrato uno de mis profesores para su restaurante durante el verano. Habia reconvertido un chalet de los ochenta, le habia quedado bastante bien. Tuvimos bastante trabajo, muchos eventos, cumpleaños, bautizos, hasta una boda.
    Pues asi en mitad del verano, como en clima en Galicia es una maravilla, empezo a llover como si no hubiera mañana. Tanto es asi que la parte del saneamiento conectado a cocina no lo aguantó. Y desbordó todo. Acabamos el servicio con un dedo de agua en todo el suelo de la cocina. Y claro, en medio del servicio, ni se te ocurra parar a limpiar, a achicar... No sé si es que la casa estaba medio inclinada, o qué, pero gracias a dios no salió a sala.
    Pero haceros una idea, corriendo a saco por alli, sacando platos (yo entrantes y postres nada mas) caminando sobre... un agua de mierda xD
    Al final, como tantas otras veces ese verano, safamos. Nos ayudo la suerte y el tirar palante sin plantearte mucho las cosas.

    Lo mejor fue acabar el turno y recordar que mi mochila estaba en el suelo del baño-vestuario. Empapada :jajano:



  • 13

    @Nombredeususaurius said:

    A ver, que parece que nadie pone nada.

    Mi primer trabajo en la cocina fue nada mas terminar el primer año de escuela, me contrato uno de mis profesores para su restaurante durante el verano. Habia reconvertido un chalet de los ochenta, le habia quedado bastante bien. Tuvimos bastante trabajo, muchos eventos, cumpleaños, bautizos, hasta una boda.
    Pues asi en mitad del verano, como en clima en Galicia es una maravilla, empezo a llover como si no hubiera mañana. Tanto es asi que la parte del saneamiento conectado a cocina no lo aguantó. Y desbordó todo. Acabamos el servicio con un dedo de agua en todo el suelo de la cocina. Y claro, en medio del servicio, ni se te ocurra parar a limpiar, a achicar... No sé si es que la casa estaba medio inclinada, o qué, pero gracias a dios no salió a sala.
    Pero haceros una idea, corriendo a saco por alli, sacando platos (yo entrantes y postres nada mas) caminando sobre... un agua de mierda xD
    Al final, como tantas otras veces ese verano, safamos. Nos ayudo la suerte y el tirar palante sin plantearte mucho las cosas.

    Lo mejor fue acabar el turno y recordar que mi mochila estaba en el suelo del baño-vestuario. Empapada :jajano:

    Por fin alguien se anima :aplauso:

    Vaya marronazo, nunca mejor dicho :qmeparto:
    Pero lo mejor de todo es que ningún cliente se enteró de nada y salió contento, ¿cierto? :rolleyes:



  • 14

    @JoseAsecas said:

    Por fin alguien se anima :aplauso:

    Vaya marronazo, nunca mejor dicho :qmeparto:
    Pero lo mejor de todo es que ningún cliente se enteró de nada y salió contento, ¿cierto? :rolleyes:

    Si, si. Por suerte se quedo el "marron" en la cocina. Porque nos llega a inundar el comedor....pffff jajajajaja



  • 15

    @Nombredeususaurius said:

    Si, si. Por suerte se quedo el "marron" en la cocina. Porque nos llega a inundar el comedor....pffff jajajajaja

    Os veo dándole chalecos salvavidas a los clientes, jajajaja :sisi1:

    Ahora te cuento yo una que me ha venido a la cabeza.

    Hace años trabajé en un restaurante bastante grande. Tenía una capacidad de 140 pax sentados y 300 de pie. Éramos 8 en cocina, aparte del chico del office. Así que imagina el volumen de elaboraciones que hacíamos.

    Un día dejamos unos 50 kilos de carrilladas de cerdo ibérico cociendo en una olla gigante a fuego muy lento para, aparte de la carne que era para la noche, aprovechar el caldo para hace un fondo de carne para usos varios. Salimos a eso de las cinco de la tarde y como teníamos que volver a eso de las ocho dejamos el fuego encendido y la campana extractora trabajando. Avisamos al gerente, que era un jiñao (se asustaba fácilmente) que estaría allí toda la tarde: "hemos dejado una olla en el fuego así que no te asustes si oyes la campana". El muy gilipollas apagó el fuego (no sé qué cojones pasó por su cabeza) :facepalm:

    Cuando volvimos el caldo había fermentado, tenía dos dedos de espuma y apestaba a abubilla muerta a pellizcos. Imagina el marrón, por que teníamos un evento de 100 personas por la noche. Tuvimos que llamar al cliente y darle otras opciones (está en el contrato que se puede cambiar por problemas ajenos. Echamos la culpa al proveedor :qmeparto: ). Menos mal que teníamos reservas de carne y pudimos darle solomillo ibérico por las carrilladas...



  • 16

    Voy a compartir una que no es mia, es de mi abuelo. Mi abuelo trabajo toda su vida como maître de hoteles de lujo, la mayor parte del tiempo en el Avenida Palace de Barcelona. Como os podeis imaginar atendia personalmente a muchas personalidades y dirigentes politicos. Una noche tenia para cenar al famoso galan cinematográfico Errol Flynn, que estaba sentado al lado de una mesa de mexicanos. El caso es que el señor Flynn vio como sus vecinos de mesa se estaban comiendo unos chiles y le pidio a mi abuelo que queria comer lo mismo. Mi abuelo, educadamente intento hacerle desistir de tal idea, dado que era consicnete de que los chiles eran explosivos y los mexicanos ya estaban acostumbrados. El señor Flynn insistió poniendose chulito, rollo "anda que unos chiles me van a asustar". El caso es que tras no conseguir convencerle mi abuelo ordenó que le trajesen los chiles al sr Flynn. Éste procedió a comerse uno entero y a los pocos segundos su semblante empezó a cambiar de color poniendose rojo como un tomate y a perlarse de sudor, se levantó de golpe y cogió su silla levantandola por encima de su cabeza como si quisiera estrellarla en la cabeza de mi abuelo. Os podeis imaginar la estampa, el Sr Flynn que debia medir casi dos metros levantando una silla para aplastar a un señor que apenas llegaba al 1,65 :elrisas:
    El caso es que mi abuelo no se movió un centimetro e imperterrito ordeno que le trajesen al señor Flynn una jarra de agua para que se calmara. Este se dio cuenta de lo que estaba a punto de hacer y bajando la silla volvió a sentarse ante la mirada atónita de todo el salón del restaurante.



  • 17

    @univac said:

    Voy a compartir una que no es mia, es de mi abuelo. Mi abuelo trabajo toda su vida como maître de hoteles de lujo, la mayor parte del tiempo en el Avenida Palace de Barcelona. Como os podeis imaginar atendia personalmente a muchas personalidades y dirigentes politicos. Una noche tenia para cenar al famoso galan cinematográfico Errol Flynn, que estaba sentado al lado de una mesa de mexicanos. El caso es que el señor Flynn vio como sus vecinos de mesa se estaban comiendo unos chiles y le pidio a mi abuelo que queria comer lo mismo. Mi abuelo, educadamente intento hacerle desistir de tal idea, dado que era consicnete de que los chiles eran explosivos y los mexicanos ya estaban acostumbrados. El señor Flynn insistió poniendose chulito, rollo "anda que unos chiles me van a asustar". El caso es que tras no conseguir convencerle mi abuelo ordenó que le trajesen los chiles al sr Flynn. Éste procedió a comerse uno entero y a los pocos segundos su semblante empezó a cambiar de color poniendose rojo como un tomate y a perlarse de sudor, se levantó de golpe y cogió su silla levantandola por encima de su cabeza como si quisiera estrellarla en la cabeza de mi abuelo. Os podeis imaginar la estampa, el Sr Flynn que debia medir casi dos metros levantando una silla para aplastar a un señor que apenas llegaba al 1,65 :elrisas:
    El caso es que mi abuelo no se movió un centimetro e imperterrito ordeno que le trajesen al señor Flynn una jarra de agua para que se calmara. Este se dio cuenta de lo que estaba a punto de hacer y bajando la silla volvió a sentarse ante la mirada atónita de todo el salón del restaurante.

    Supongo que la jarra de agua sería para echársela encima :elrisas:



  • 18

    También se podría incluir sobre los que vamos a bares y dejan que desear :mola:



  • 19

    A mi una vez una desquiciada me pidió una ensaladita, así que fui a cocina y pedí una ensalada. Cuando se la llevo se pone echa una anergúmena a pegar voces porque lo que ella quería era una ensaladilla rusa, pero en plan muy loca, se levantó y empezó a pegarme voces. Yo, a mis 16 años, casi le estampo la ensalada en la cabeza, pero me medio contuve y sólo le dije que había pedido una ensaladita, no una ensaladilla, pero antes de que me desquiciara yo también vino el dueño y muy educadamente le dijo a la señora que aquello era un restaurante familiar, donde la gente iba a comer tranquilamente con su familia y que no había ninguna necesidad de montar un espectáculo por un simple error, si es que había habido algún error. La tía se puso roja como un tomate y pareció volver en sí, pidió disculpas y se sentó. Para romper el hielo, alguien en su mesa me dijo "bueno niño ya que está ahí trae esa ensalada pacá que se me ha antojao!". Por respeto a los dueños, vecinos de toda la vida, no le escupí a la tipa en la comida.




Has perdido la conexión. Reconectando a Éxodo.